Conectá con nosotros

Personajes

El argentino Nicolás Muszkat se baja del poderoso tren latinoamericano de Shimano y asume un nuevo ejecutivo en su reemplazo

Publicado

el

Luego de 12 años de gestión al frente de la filial latinoamericana de la japonesa Shimano, tanto en la división bicicletas como en la de pesca, el ejecutivo argentino Nicolás Muszkat anunció su salida de la empresa. Durante esta docena de años Muszkat llegó a ser director regional de ventas y marketing de Shimano en América Latina.

Muszkat comenzó a trabajar en el año 2009 para la empresa japonesa y fue protagonista del desarrollo de la actual red de distribución de Shimano en América Latina, designando distribuidores en cada país e implementando estructuras de distribución propias en algunos países como Brasil, México y Argentina, además de desarrollar una serie de herramientas vinculadas a la cultura de la bicicleta, entre ellas el Shimano Fest, evento que actualmente va por su décima edición, la promoción del ciclismo femenino a través del equipo Ladies Power y a través de otras iniciativas que Shimano desarrolló en la región.

A todo lo anterior se suma el desarrollo de las OEMs (armadores locales con componentes Shimano), a través de la presentación de los productos con antelación y el asesoramiento integral para que los fabricantes pudieran tener productos de calidad y desarrollar nuevos nichos de mercado.

La operación de Shimano directa en América Latina fue la primera de las de las grandes empresas mundiales del rubro de la bicicleta. En la actualidad Shimano ocupa en Latinoamérica a unas 50 personas en forma directa, otras 200 a través de joint ventures y más de 500 considerando a todos sus distribuidores de Latinoamérica.   

También fue importante durante su gestión el trabajo en el sector de retail (minorista), básicamente con la introducción de los Shimano Service Centers y de la profesionalización de los mecánicos, una parte clave en la cadena de distribución, con numerosas e intensivas capacitaciones.

Muszkat es el ejecutivo latinoamericano que más alto ha llegado en la industria de la bicicleta a nivel mundial, y es particularmente destacable que lo haya logrado en una empresa multinacional como Shimano, que este año está cumpliendo un centenar de años y que sin duda es la que lidera el negocio mundial del rubro.

En lo que hace a esta noticia, Fabio Takayanagi, presidente de Shimano Latin America, ha comunicado del cambio en la estructura organizativa de la empresa, con la creación de un nuevo cargo de Director General, que será ocupado por Jaime de la Rica, “un ejecutivo de mucho tiempo dentro de nuestro grupo, habiendo desarrollado sus principales actividades en los últimos años en Shimano Europe. Su venida a nuestro continente sumará gran parte de su experiencia, siempre con el objetivo de lograr el mejor nivel de servicios y soporte para nuestros clientes, ensambladores y distribuidores.” El comunicado concluye confirmando lo que informamos más arriba: “En este momento también queremos avisarles que el director Comercial de las oficinas en Argentina y Brasil, Sr. Nicolás Muszkat, dejará la empresa en las próximas semanas. Nuestro más sincero agradecimiento por el trabajo realizado por Nicolás en todos estos años.”

Publicidad
Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Personajes

Agustín Durán, el joven riojano que ya se proyecta sobre la escena mundial del MTB, habla con tanta certeza como pedalea

Publicado

el

Nació en la ciudad riojana de Chilecito el 3 de junio del 2000 y hace muy poco consiguió dos notables resultados en la escena del MTB internacional. En agosto fue 47º en la categoría Sub 23 del Mundial de XCO corrido en Les Gets, Francia, y dos semanas después llegó 33º en la misma categoría de la fecha de cierre de la Copa del Mundo de XCO corrida en Val di Sole, Italia. Pero con sus escasos 20 añitos, el biker del team Venzo no solo sigue acumulando triunfos en el deporte (4 veces campeón argentino de XCO, 2 veces ganador de Río Pinto y 4 veces ganador del Trasmontaña, más varias incursiones europeas) sino que además está cursando su segundo año en la licenciatura de Administración de Empresas y simultáneamente trabaja en el local familiar de la bicicletería familiar Duranbike’s. Un auténtico modelo de empuje y vocación que no tenemos duda que dará frutos excepcionales allí donde se ponga a prueba.
Llegado de Europa, lo sometimos a nuestro ping pong de preguntas y respuestas. Lo que sigue es el resultado.

¿Cuándo comenzaste a andar en bici?
Alrededor de los 5 o 6 años. Era bastante inquieto y creo que para mantenerme un poco ocupado me hacían andar en bici. Y me gustaba tanto que hasta el día de hoy no me bajé nunca. Combiné la bici con otros deportes a lo largo de mi juventud, pero finalmente me dediqué totalmente a hacer ciclismo

¿Cuándo y cómo empezaste a competir?
Mis primeras carreras fueron locales, a los 10 años, en un velódromo chiquito que había en mi ciudad. Y mi primer campeonato argentino fue en el 2012, hace diez años.

¿Cómo te sentiste corriendo en Europa en estas últimas dos ocasiones que estuviste ahí? ¿Ya habías viajado antes a competir?
Estoy muy contento con lo que pudimos hacer en Europa, y no solo yo sino también mis compañeros del equipo Venzo. Gracias a dios pudimos estar presentes en el Mundial de MTB que se corrió en Francia y en la última fecha de la Copa del Mundo que se corrió en Italia, en ambos casos midiéndonos con los mejores del mundo. Ya había viajado en el 2018, cuando era juvenil, al Campeonato Mundial de MTB que se corrió en Suiza, y había estado en otras temporadas corriendo en Europa.

¿Qué aprendizajes te llevás de estas experiencias?
Básicamente es la experiencia que te da el correr con los mejores del mundo, medirse con ellos es algo único. Rescato eso como positivo, es otro nivel que el que tenemos en Argentina y estar codo a codo con ellos me deja muy contento.

¿Qué sentimientos te afloran durante la carrera?
En la línea de largada uno tiene ansias, nervios, pero una vez que se larga los miedos se van y uno se pone cien por ciento en la carrera. En ese momento hay que concentrarse al máximo y dejarlo todo. Obviamente que fui lidiando con eso de los nervios y las ansias hasta que finalmente logré irme adaptando, concentrando, poniéndome un objetivo fijo y concentrarme en eso.

Tu primera bici.
Si mal no recuerdo una Zenith rodado 16 con la que salía a andar con mis amigos del barrio. Y la primera de competición que tuve fue una rodado 24 de montaña, ya con cambios y suspensión.

¿Qué nivel de mecánica tenés?
De mecánica he aprendido mucho, ya que en los viajes uno se tiene que armar las bicis y si tenés algún inconveniente y estás solo tenés que rebuscártela. Obviamente que las primeras veces nunca sale bien, pero uno va aprendiendo, en mi caso particularmente en la bicicletería familiar (Duranbike’s, Chilecito, La Rioja), en la que sigo aprendiendo sobre componentes y tecnologías nuevas.

La carrera en que peor te sentiste.
¡Uuuh, tengo muchas! Siempre son cuando uno está enfermo, cuando te molesta la panza, cuando sabés que no todo está bien pero igual largás, aun con esa sensación de vacío en las piernas que no te deja ni fuerzas para respirar. Es horrible, he pasado por varias carreras así

La carrera en que mejor te sentiste.
Una de las carreras que mejor me sentí fue esta que pasó en Italia, donde tuve muy buenas sensaciones. Otra fue en el 2018, cuando salí subcampeón panamericano, un desafío en el que todo funcionó a la perfección y pude hacer una carrera sólida. Era mi último años en Juveniles.

Tu especialidad ciclista preferida.
Mi especialidad preferida es el cross country olímpico. Si bien corro mucho en ruta o en rally como entrenamiento, el XCO es lo que me gusta y a lo que me dedico al cien por ciento.

¿Que te tienta comer después de una carrera?
Una buena pizza.

¿Disfrutás más de entrenar o de correr?
El proceso de entrenar me gusta y me gusta saber que estoy bien entrenado, algo que me motiva a la hora de correr. Entrenar es algo que me motiva mucho.

¿Guantes dedos largos o dedos cortos?
Normalmente dedos largos en la MTB y de dedos cortos en la de ruta

¿Bajar o subir?
Las dos cosas.

¿Con la bici a todo lados?
Sí. Cuando era más chico siempre iba a la escuela en bicicleta y así sigo, siempre en contacto con la bici.

Tu deportista modelo.
En el ciclismo tengo a Nino Schurter como mi máximo ídolo. Hace poco ganó su décimo campeonato del mundo y tiene 36 años, demostrando que con la edad uno puede seguir ganando, ponerse un objetivo y cumplirlo. Admiro su garra y su profesionalismo, las estrategias que usa en carrera. Y fuera del ciclismo tengo como referentes a Manu Ginobili y a Roger Federer

¿Transmisión electrónica o a cable?
Actualmente uso electrónica, un paso muy avanzado en la tecnología de la bicicleta.

¿HT o doble?
Me gusta la doble suspensión, me he acostumbrado muy bien y hoy en día los circuitos son muy técnicos, así que me gustan las nuevas modalidades como las cubiertas más anchas, las horquillas con mayor recorrido, las bicicletas dobles. Hoy los circuitos tienen muchos saltos, rock gardens, bajadas técnicas, lo que me hace inclinarme más por el lado de la doble.

Tu meta en este deporte es llegar a…
Mi meta en este deporte es seguir disfrutando, seguir aprendiendo, conocer nuevos lugares. Y como objetivo deportivo tengo los Juegos Olímpicos, no sé si los próximos de Paris 2024 o los de Los Angeles 2028. Creo que como para todo deportista, ir a los Juegos Olímpicos es lo máximo.

Continua leyendo

Personajes

Adriana Alós: “Cuando corro es como tocar el cielo con las manos, corro feliz, disfruto mucho, bajo la cabeza y voy como loca mala”

Publicado

el

Adriana Rosa Alós (60) nació (y vive) en San Rafael, Mendoza, el 26 de octubre del 1961.Allí mismo hizo su primaria y su secundaria y en la capital mendocina su carrera de profesora de educación física, de la que asegura que “volvería a elegirla mil veces”.
Como si su profesión y su carrera deportiva no fueran suficiente, hace cinco años se largó a confeccionar ropa deportiva, y más en exclusiva remeras y chalecos de ciclismo con su marca: Leía Competición.
Tiene un hijo de 29 años, Hugo Jover, también deportista, también ciclista, con el que ha corrido varias carreras, y una nieta de 7 años, Jana Jover Cruz, que va a una escuelita de ciclismo a hacer los palotes en eso del MTB, cosa de familia por cierto. “Ella y mi hijo son lo mejor que me pasó en la vida”, asegura firmemente.

Adriana comenzó a competir cuando en 1988 participó en el segundo Pentatlón Argentino (el “Pentatlón de Tico”, por su creador, el gran José “Tico” Russo).
Su deporte favorito de conjunto es el voley, en el que fue preseleccionada cuatro veces en la selección provincial mientras estudiaba educación física. Pero estaba escrito que la cosa no iba a andar. El voley mendocino entrenaba en vacaciones de verano y ella se volvía a San Rafael para trabajar en colonias, hasta que le consigueron trabajo para quedarse en la capital, pero terminó volviéndose a San Rafael. “Soy muy familiar y tenía trabajo en el polideportivo —afirma. Mi función en el equipo era de armadora.”
O sea que optó por la bici. Y no le erró, ya que se subió a la cima del podio unas cuantas veces: en Río Pinto 2011 (Damas C), 2012 (Damas C, La Revancha), 2021 y 2022 (Damas D); en el Campeonato Argentino de Endurance en San Luis; en Altas Cumbres 2022 (Damas D, 120 km); en el Rally Tanti 2021 y 2022 (Damas D); en el reciente Panamericano de Catamarca (Damas D).
Y sigue la lista.

Hoy se propone como objetivos próximos el campeonato argentino de XCO en Catamarca y el Sudamericano en rally maratón.
Y antes de prestarse al ping pong pide dejar bien claro un agradecimiento especial: “Mi sponsor y auspiciante es mi querido Venzo, que nos cubre inscripciones y alojamientos. Gracias a eso estamos presentes en todas las carreras. Estoy eternamente agradecida a la familia Karabitian y a nuestro querido coach, el profe Ariel Arnaudo, que nos organiza y está en todos los detalles. Y también recibo ayuda con combustible del grupo Lorenzo de San Rafael.”

Dicho esto, ping pong.

¿Por qué corrés?
Corro porque me apasiona competir y más en MTB. Amo a mi Venzo X-Blaze EX y medirme a mí misma y saber que puedo y que trato de mejorar siempre.

¿Qué sentimientos te afloran durante la carrera?
Siempre largo con nervios y con expectativas. Cuando corro es como tocar el cielo con las manos, corro feliz, disfruto mucho, bajo la cabeza —jajaja— y voy como loca mala —jajaja—. Bah, quiero decir que me concentro mucho. Corro con cardiotacómetro y eso me concentra mucho.

Tu primera bici.
Una GT Pantera y después una GT Agressor.

¿Qué nivel de mecánica tenés?
La mecánica de mi bici me la atiende la bicicletería Solo Bici, de General Alvear, Viajo 90 kilómetros solo para que mi bici quede perfecta luego de pasar por las manos de Lean Gutiérrez, mi mecánico.

¿Cómo financiás tu actividad deportiva?
En cuanto a inscripciones y hospedaje por Venzo, de la familia Karabitian.

La carrera en que peor te sentiste.
La carrera en que me sentí más rara, porque no pude ir a mi máxima, fue en el reciente mundial máster de XCO que se corrió en Villa la Angostura. Debido a las inclemencias del clima tenía que bajarme de la bici, no pude dar mi máxima, fue raro todo pero igual terminé feliz.

La carrera en que mejor te sentiste.
Fue hace poco, en noviembre del 2021 en el Rally Altas Cumbres de Mina Clavero. Corrí en pareja con mi hijo Hugo y me sentí muy fuerte y que iba a la par de él. Por supuesto también recibí su ayuda, pero la disfrutamos tanto, corrimos muy bien y recuperamos muy bien, fueron cuatro etapas geniales.

Tu carrera preferida.
El glorioso Desafío del Río Pinto. Lo amo, amo su organización, su circuito y que nos bajan la bandera a los 5000 que corremos.

Ganaste en tu categoría tanto en el Pinto como en el Panamericano en Catamarca, siendo especialidades tan diferentes. Contanos cómo viviste esas carreras y victorias.
Si, son muy diferentes pero los disfruto porque amo los desafíos, amo competir.

¿Que te tienta comer después de una carrera?
Jajaja, un choripan con Coca o una hamburguesa con Coca, mmmmm, me encanta

¿Disfrutás más de entrenar o de correr?
Disfruto muchísimo entrenar pero competir es lo más de lo más, me fascina.

¿Guantes dedos largos o dedos cortos?
Dedos cortos, me molestan los de dedos largos.

¿Bajar o subir?
Me encanta subir, me enloquece, me siento como una gladiadora trepando y también me encanta cuando hay arena en los circuitos.

¿Con la bici a todo lados?
Siiiiii, con la bici a todos lados.

Tu deportista modelo.
Un deportista modelo que tuve fue mi esposo Hugo. Entrenaba mucho, se ponía una meta y la cumplía, entrenaba y lograba sus frutos, era muy apasionado. Falleció hace 28 años pero aun lo admiro. Igualmente admiro a muchos deportistas que entrenan con pasión y tienen una vida sana y uno los toma cómo ejemplo, ya sea en ciclismo, tenis, voley o básquet. Tengo muchos referentes.

¿Hardtail o doble?
Hardtail.

Continua leyendo

Personajes

“La bici ideal es la que… haga que conectemos con la ciudad amigable y pacífica que soñamos.”

Publicado

el

Matías Avallone (43) forma parte de esa escasa lista de porteños que entregan muchas horas de su vida a los temas de la movilidad sostenible. Se mueve por la ciudad en diversas bicis, según el propósito de su salida, porque “desde arriba de la bici (uno) puede abstraerse y evitar esa sensación de frustración y constante violencia (que genera el tránsito) y contribuir realmente a un entorno más amable”.
Matías nació y reside en Buenos Aires, es licenciado en sistemas y hasta 2021 estuvo al frente del programa de radio B Invasión Bicicleta, cuyos episodios se pueden escuchar online en su sitio web binvasionbicicleta.com.ar. Pero por sobre todas las cosas es padre de Victoria (13) y Valentín (8), sus compañeros preferidos de pedal…
En fin, basta de rodeos. La cosa es que lo entrevistamos, y este es el resultado.

Cuándo comenzaste a andar en bici.
Desde que tengo memoria siempre anduve en bici.

Cuándo y cómo empezaste a usarla para moverte cotidianamente.
Coincidentemente con el lanzamiento de Ecobici, por el año 2011, me anoté para utilizar las bicis publicas y eso me llevó a revivir mi bicicleta de toda la vida, adaptada para un uso bien urbano. A partir de ahí no la abandoné nunca más, e incorporé la bici plegable primero y luego la bici cargo, para completar mi ecosistema ciclista.

Contanos sobre tu participación y desarrollo del programa de radio B Invasión Bicicleta.
Comencé como columnista de tecnología en la tercera temporada, gracias a la generosidad de Daniela De Michele y el equipo, que me abrieron las puertas. Al año siguiente asumimos la conducción del programa junto a Clarisa Arregger, participando fuertemente en la idea y producción del ciclo, y Chela Duarte, co-conductora de las últimas temporadas.

¿Por qué te movés en bici en la ciudad?
Me parece el medio más apto y versátil para desplazarme en la ciudad. Aporta economía (no solo en dinero), la sensación de bienestar por mantenerme en movimiento, practicidad en una ciudad caótica. A la sencillez que implica moverse en bicicleta le sumo el placer de conectar con la ciudad de una manera más directa; me permite percibirla de manera distinta que si optara por otro medio.

¿Cuánta distancia hacés por día?
Lo que dé, jajaja. Actualmente, para ir al trabajo hago entre 6 y 7 kilómetros de ida y otro tanto a la vuelta, pero al ser mi medio de transporte principal, depende mucho de las necesidades de movilidad que tenga.

¿Qué sentimientos te afloran en la calle?
Logré hacer una transición entre la tensión y el nerviosismo que provoca el tránsito tan agresivo a una tranquilidad de entender que quienes sufren manejar autos, taxis, colectivos, viven su viaje alterados, nerviosos, incómodos… Y no quiero aportar a ese caos general. Uno desde arriba de la bici puede abstraerse y evitar esa sensación de frustración y constante violencia y contribuir realmente a un entorno más amable

Tu primera bici.
Si bien tuve otras bicis antes, recuerdo como la primera de relevancia una tipo BMX cuando aún estaba en la primaria, que es con la que empecé a moverme en las calles de mi Beccar natal y a adquirir esa libertad e independencia para moverme donde quiera.

Sabemos que tenés varias bicis. Contanos por qué las elegiste.
Tengo mi bici desde hace casi 30 años, una vieja MTB urbanizada (le agregué guardabarros y portaequipaje para adaptarla al uso principal que le doy). Es mi bici de batalla, con la que voy a casi todos lados. Además tengo una bici plegable que es una oda a la practicidad. Saber que puedo plegarla y entrarla en casi cualquier lado, despreocupándome de donde atarla. O que puedo salir hasta tarde y volverme en colectivo o subte. Siento que tengo un superpoder de lo versátil que es.
Y por ultimo la bici cargo, del tipo Long John, heredada de Kike Lundorff (Bicivikingo) antes de su partida a Dinamarca. Y no solo llevo a mi hijo, mi mascota, cajas o bultos, sino que también resiste a todas las miradas que recoge en la calle.

Tus accesorios preferidos.
El más importante de todos son las luces, indispensables y una obligación para moverse de noche. Luego las alforjas, mochilas y bolsos que me permiten ir de compras, hacer cosas de trabajo o llevar lo que necesite. Son los accesorios que complementan de manera ideal a la bici para el uso urbano que le doy

¿Hasta dónde llegás con la mecánica?
Hasta el mantenimiento básico e indispensable: ajustar frenos, parchar una rueda…, no mucho más. Confío en mis bicicleteros y su pericia para arreglos más complejos.

Tu peor momento en la calle.
Cuando la bici te deja a pie, pincho o se rompe y te obliga a cambiar de planes.

Tu mejor momento en la calle.
Cuando salgo con mis hijos en bici y puedo compartir el placer de pedalear con ellos

¿Ciclovía o calle?
Me gustaría poder andar en la calle junto con un tránsito más pacífico. Que las calles internas estén diseñadas para que los autos no puedan desarrollar altas velocidades y que sea compatible con las bicicletas. Y que las ciclovías queden reservadas para las vías principales, avenidas o al costado de rutas y autopistas. Pero quiero aclarar que en el contexto actual las ciclovías y bicisendas resultaron ser una herramienta para que mucha gente se animase a adoptar la bicicleta y sentirse seguros.

¿Semáforos, sí o no?
Los semáforos tienen sentido verdaderamente en las intersecciones con alto volumen de tránsito, como avenidas o calles principales. En calles secundarias no deberían existir, y debería alcanzar con señales de PARE o advertencias de cruce peligroso, pero sabemos que para el tránsito motorizado eso no alcanza. En esos cruces, ciclistas y peatones deberían seguir la dinámica que plantea el Idaho Stop: poder pasar en rojo luego de comprobar que no vienen vehículos ni peatones en la vía transversal.

¿Casco, sí o no?
No debería ser obligatorio. De esta forma la responsabilidad por la seguridad del ciclista no recae sobre él sino sobre el correcto diseño de las vías, que deben garantizar la seguridad de ciclistas y peatones y sobre la conducta de quienes conducen vehículos peligrosos.

¿Bici con asistencia eléctrica, sí o no?
Sí absolutamente. La asistencia eléctrica amplía el abanico de gente que quiera subirse a la bici, entre ellos adultos mayores, quienes hacen distancias largas o simplemente no quieren hacer un esfuerzo mayor para llegar a destino. Siempre que las velocidades que desarrollen sean compatibles con las bicicletas convencionales, permiten que el ciclismo urbano gane mucho más protagonismo.

¿La bici de tus sueños?
La respuesta egoísta, la que responde sólo a mi gusto personal es la bici estilo fixie. Sencilla, despojada, elegante, ágil y rápida para moverse por la ciudad. Estéticamente me parece superior a todas.
Desde un punto de vista más idealista, la bici ideal es la que todos querramos usar, la que nos invite como primera opción para subirnos y que nos lleve a donde querramos llegar sin preocuparnos por el tránsito automotor, los peligros y riesgos de la calle y que haga que conectemos con la ciudad amigable y pacífica que soñamos.

Matías Avallone Twitter

Foto: Andrés Amodio @bicicleta.uy

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

Pili Adoue: “La bici me enseñó a crear, a soñar y a sentirme poderosa”

Publicado

el


Foto: Fabián Arbos

Allá en Mendoza, cuando nació, el 28 de septiembre de 1990, la anotaron como Pilar Adoue, aunque desde entonces en la familia la llaman Pipi y fuera de los límites de su hogar Pili. Como fuera, Pilar/Pipi/Pili, si bien sigue siendo residente de su provincia de nacimiento, confiesa que “actualmente soy nómade, vivo en mi valija y viajo con mi bici por todo el país a correr y a trabajar”.
Y lo que dice va muy en serio, tanto que luego de terminar la secundaria cursó toda la carrera de abogacía para después cambiar a escribanía y, faltándole solo seis materias, largó todo y se fue a perseguir su sueño con la bici. O sea, opciones no le faltaron; en Pili todo es vocación en estado de pureza. Ella eligió, el viento no la depositó donde hoy está. Y cuando le preguntamos cómo sustenta esa vocación, contesta sin titubeos: “Soy corredora de MTB, organizadora de viajes por Argentina, capacito personas en técnica de mountain bike, tengo mi grupo de mujeres en donde también doy clases de técnica, soy vendedora de todo, jajajaja.”
Pili asegura que se subió por primera vez a una bici recién en el 2015. “Pero como jugaba al hockey sobre césped no tenía tiempo, así que iba una vez cada dos meses, jaja. Mi mamá me llevó a hacer ciclismo de montaña, me maté a golpes pero algo se despertó en mí… En el 2017 volví de un viaje totalmente sanador a México y me compré una nueva bici, ya que había vendido mi primera para poder viajar. Veía tutoriales de técnica y me iba a la montaña, que me queda cerca de casa. Hasta que escuché el nombre de un tal Trasmontaña y dije: ¡Ahí voy a ir! Tres meses después, loca como siempre, fui al Trasmo y corrí mi primera carrera, sin preparación y sin saber ni siquiera qué tenía que comer y tomar durante la carrera. Una locura que no recomiendo, porque la pasé muy mal.”
El tiempo pasó, Pili dejó de hacer locuras de ese tamaño pero siguió corriendo. Fue subcampeona en un Campeonato Abierto Argentino y su personalidad, su fervor y su constancia la llevaron a ser embajadora de Specialized o, como dice ella, “de la marca más prestigiosa del país”, y a formar parte del team nacido en Morgan Hill, California.
En la charla nos cuenta que anhela correr en Europa y lograr todo lo que más pueda, volver con ideas nuevas y más información para crear una fundación de MTB y hacer crecer el deporte. “Hay mucho talento en el país —asegura—, mucho corazón y pocos recursos.”
Antes de pasar al ping pong de preguntas y respuestas, Pili nos pide que publiquemos el listado de sus auspiciantes y sponsors: “Specialized, Mendoza Ciudad, Feedback Kinesiología, Gimnasio Hípico, Backsafe, Wolff Instituto de Cardiología, Huellas, Alpine Stars, Beatrice, Cyker, Desafio de las Nubes, Ama Lubricants, José Olarte, Mothership Contenidos, Absolute Black y Muscle World.”
Cumplido esto, vamos al ping pong.

¿Cuál es el origen de tu sobrenombre?
Mi familia me dice Pipi porque cuando era chica no lograba decir Pilar, y Pipi era lo que más cercano me salía.

¿Cómo nació tu amor por la bici?
Mi amor por la bici surgió en uno de los momentos mas tristes de mi vida. Había salido de una relación cargada de violencia, que me hizo caer en una fuerte depresión y que como consecuencia me trajo problemas físicos. Cuando veía todo oscuro, salía a andar en bici y en esos momentos volví a valorar la vida y a sentirme feliz. Así que poco a poco empecé a darle más continuidad, hasta que me di cuenta que la bici me estaba sanando el alma y me permitía volver a sonreír, salir de mis problemas y volverme a sentir una persona capaz y fuerte. Volví a tomar las riendas de mi vida. La bici me enseño a crear, a soñar y a sentirme poderosa.
Pedaleando, un día me volví a reír desde adentro, con el alma, y sentí que me había curado y que necesitaba mostrar y transmitir esto a las personas. Es por eso que decidí cambiar rotundamente mi estilo de vida y me dediqué a dictar clínicas de manejo exclusivas para mujeres y empecé mi propia escuela de MTB femenina, ya que veo a la bici como la herramienta mas sanadora y empoderadora a la que podemos acceder las mujeres. La bici nos cambia la vida y soluciona todo, es una escuela de vida y un estilo de vida al que me aferré y hoy soy la persona más feliz y soñadora del mundo.

¿Por qué corrés?
Corro porque me siento plena, me siento poderosa, porque lo disfruto cada vez más y siento que me hace vibrar. Correr mueve cada célula de mi cuerpo. También corro para mostrarle a la gente que siempre se puede estar bien y volver a reír y que la bici es inmensa y se puede lograr lo que sea con ella. También corro para que me recuerden, para dejar un legado en mi provincia y mi país. De chiquita siempre decía que iba a ser famosa, pensaba que iba a ser cantante (jajaja) pero descubrí que mi camino es la bici y quiero que todos me recuerden como “Pili, la ciclista argentina que dio todo por hacer crecer su deporte”.

¿Qué sentimientos te afloran durante la carrera?
Cuando empecé a correr era un torbellino de emociones, tantas que no me dejaban pensar bien y focalizarme en lo que debía hacer. Actualmente eso cambió y lo que siento al correr es una concentración y focalización máxima para hacer mi trabajo de la mejor manera. Buscar dar mi 110% en cada carrera, llegar a la meta y no reprocharme nada, bajarme con esa sensación de haber dado todo y más. Por otro lado la realidad es que en el XCO (cross country olímpico) se sufre mucho, se sufre ahogo, se sufren dolores físicos, calambres, etcétera, pero es algo tan hermoso que nunca lo cambiaría

Tu primera bici.
Una Giant Anthem doble suspensión rodado 26. La encontré como un ofertón y mi papá me regaló la mitad, mi mamá otra parte y yo rompí el chanchito y pague lo que faltaba. Costó mucho tenerla pero fui muy feliz con ella. Pero si bien no fue mi primera bici, quiero hablar sobre mi primera Epic de Specialized. Era una bici color rosa, todos saben que es mi color favorito. Recuerdo que Kate Courtney la tenía en versión S-Works y soñé con ella desde el primer momento en que la vi. No tenía un peso para comprarla y no llegaba ni ahí, así que todas las noches durante seis meses llegaba del trabajo y me metía en internet a mirarla por un rato. Al séptimo mes me salieron tres trabajos fantásticos, que nunca hubiese pensado, y lo logré, me la compré. Quería contar esto para que la gente sepa que nada es imposible y que hay que visualizar los sueños todos los días para que se hagan realidad.

Tu primera carrera.
Una carrera en parejas en el 2017, dos semanas antes del Trasmontaña.

¿Qué nivel de mecánica tenés?
Sé lo necesario para salir del apuro. No es algo en lo que me focalizo, porque como corredora estoy cien por ciento ocupada en mi rendimiento y le dejo esa parte a mis mecánicos. Pero cuando me retire de la competencia de elite me voy a dedicar a aprender porque me resulta súper interesante.

¿Cómo financiás tu actividad deportiva?
¡Uffff, es todo un tema! Me hago un rulo pero se puede, quiero que todos sepan que se puede. Yo creé mis propios negocios para poder disponer de mi tiempo y poder viajar a correr. Hoy por hoy tengo a mucho sponsors apoyándome, pero la mayor parte del dinero para viajar la genero yo misma dando clases, organizando clínicas y llevando a gente a viajar en bici por Argentina. Siempre fui tocando puertas y lo sigo haciendo. De cien se abre una, pero nunca hay que dejar de buscar. Quiero marcar eso para los chicos del interior del país, que a veces es en donde más falta hacen los sponsors.

La carrera en que peor te sentiste.
Altas Cumbres 2020. Un descompostura total, malestar físico, mucho frío. En un momento tuve alucinaciones y lloré, pero vino una chica y me dio una Coca salvadora. Ahí descubrí la magia de un deportista: podemos llevar nuestro cuerpo al extremo, nuestra capacidad es infinita.

La carrera en que mejor te sentiste.
Me sentí excelente en la ultima fecha del Abierto Argentino de XCO en Catamarca. Me consagré tercera. Técnicamente sentí que volé y físicamente mi cuerpo anduvo increíble, dado que hacía 40 grados de calor, pero mi físico estaba preparado para eso.

Tu carrera preferida.
Mi carrera preferida aun no la descubrí. Esto quizás te lo cuente el año que viene, porque la verdad me gustan todas, disfruto mucho correr, es apasionante para mí.

¿Qué te tienta comer después de una carrera?
Tengo mi ritual: me doy el permitido y me pido un lomo completo.

¿Escuchás música para entrenar?
Para entrenar no escucho nada, pero antes de largar, para mí es infaltable tener auriculares. Necesito abstraerme del mundo y bajar los nervios. Encontré en la música y el mindfulness grandes herramientas para relajarme.

¿Disfrutás más de entrenar o de correr?
Son disfrutes distintos, pero creo que entrenar, porque comparto con mis compañeros de la madriguera, que son personas increíbles con las que me divierto muchísimo, y sobre todo comparto tiempo y enseñanzas de mi entrenador José Olarte, que es una de las personas más importantes en mi camino. De él aprendí todo; no solo lo técnico y físico sino también mis valores como persona y corredora.

¿Guantes dedos largos o dedos cortos?
Dedos largos siempre. Me gusta el MTB del bueno, así que necesito proteger mis manos de las ramas.

¿Bajar o subir?
Mmmmmmm… bajar, disfruto mucho bajar y mejorar técnicamente en eso. Es una adrenalina única, se me hizo un vicio. Es la sensación de libertad más grande que hay. Los sectores bien técnicos me enloquecen; me tiro 150 veces hasta que me salen.

¿Con la bici a todo lados?
Desde que conocí la bici, todas mis vacaciones han sido a la Patagonia con bici, nunca más la solté.

¿Hardtail o doble?
Doble suspensión, sobre todo en las bicis actuales, que están pesando lo mismo que una rígida y nos otorgan mayor facilidad técnica tanto en subida como en bajada. Se le saca mucho más el jugo a la doble.

¿Transmisión electrónica o a cable?
Electrónica para siempre. Solo hay que acordarse de cargarla. Pero es un viaje al futuro del cual no querés volver, súper eficiente.

Bicicletas actuales.
Tengo dos bicis que amo infinitamente: una Specialized Epic S-Works doble suspensión con horquilla SID Brain y una Tarmac Expert de ruta.

Tu deportista modelo.
Jolanada Neff. Se la ve plena y feliz disfrutando de la bici, ya sea entrenando o en carreras; es una atleta que logró todo lo que se propuso, es súper técnica, se la ve correr súper limpia con las otras corredoras, con grandes valores, siempre focalizada en su carrera.

Tu meta en este deporte es llegar a…
…representar a mi país en el exterior, nutrirme de conocimientos en Europa para traer esa información a Argentina y hacer crecer mi deporte todo lo que más pueda, fundar mi escuela de ciclismo para ayudar a chicos y chicas corredoras a financiar sus gastos y crear un gran centro de entrenamiento que sea conocido en mi país y en el mundo. Explotar y fomentar el mountain bike al máximo.

Cualquier cosa que quieras hacer conocer y que no haya estado en las preguntas.
Gracias infinitas a mi mamá, a mi papá y a mi entrenador José Olarte. Mi vida y felicidad no sería posible sin ellos.

www.instagram.com/pili_adoue/

Continua leyendo

Más Leídas