Conectá con nosotros

Deporte y Entrenamiento

Herramientas de entrenamiento: el potenciómetro

Publicado

el

El ABC de los medidores de potencia: funciones y modelos. En columna aparte, la opinión de dos consagrados deportistas y entrenadores: Fiorella Malaspina y Jorge Giacinti.

En la década del 80, el ciclista norteamericano Greg LeMond, ganador de tres ediciones del Tour de Francia, fue uno de los primeros ciclistas profesionales en utilizar potenciómetros, en ese entonces el prototipo Power Pacer (Team Stawberry) fabricado por la marca SRM. Poco a poco el adminículo comenzó a ser adoptado por otros ciclistas y a ser desarrollado y producido por otras marcas, hasta llegar a convertirse en el día de hoy en una de las herramientas más importantes en el entrenamiento de ciclistas profesionales.
Un medidor de potencia o potenciómetro de ciclismo es un dispositivo que mide la potencia de salida del ciclista. La mayoría de los medidores de potencia en bicicleta utilizan galgas extensométricas* para medir el par aplicado y, cuando se combinan con la velocidad angular, calculan la potencia.
Los medidores de potencia generalmente transmiten datos de forma inalámbrica y se pueden emparejar con computadoras para bicicletas. Al proporcionar retroalimentación instantánea al atleta y al permitir un análisis más preciso de las salidas, los medidores de potencia pueden ser una herramienta útil para el entrenamiento.
Los medidores de potencia generalmente transmiten datos a través de protocolos ANT + o Bluetooth Low Energy y se pueden emparejar con computadoras para bicicletas estándar que muestran información sobre la potencia generada por el ciclista.

Potencia y frecuencia cardíaca
Los medidores de potencia brindan una medición objetiva de la potencia de salida real que permite hacer un seguimiento del progreso del entrenamiento de manera muy simple, algo que es más difícil cuando se usa, por ejemplo, solamente un monitor de frecuencia cardíaca. Los ciclistas suelen entrenar a diferentes intensidades, dependiendo de las adaptaciones que buscan. Una práctica común es utilizar diferentes zonas de intensidad.
Los potenciómetros brindan retroalimentación instantánea al ciclista sobre su desempeño y miden su potencia real. Los monitores de frecuencia cardíaca miden el efecto fisiológico del esfuerzo y, por lo tanto, aumentan más lentamente. De esta manera, un atleta que realiza un entrenamiento de intervalos, mientras usa un medidor de potencia puede ver instantáneamente que está produciendo 300 vatios, por ejemplo, en lugar de esperar a que su frecuencia cardíaca suba a cierto punto. Además, los potenciómetros miden la fuerza que mueve la bicicleta hacia adelante multiplicada por la velocidad, que es el objetivo deseado.
Esto tiene dos ventajas significativas sobre los monitores de frecuencia cardíaca:
1. La frecuencia cardíaca de un atleta puede permanecer constante durante el período de entrenamiento, pero su producción de potencia puede estar disminuyendo, lo que no se puede detectar con un monitor de frecuencia cardíaca.
2. Si bien un atleta que no está descansado o que no se siente del todo bien puede entrenar a su frecuencia cardíaca normal, puede no estar produciendo su potencia normal. Un monitor de frecuencia cardíaca no revelará esto, pero un medidor de potencia sí. Además, los medidores de potencia permiten a los ciclistas experimentar con la cadencia y evaluar su efecto en relación con la velocidad y la frecuencia cardíaca.

Medición de potencia de doble cara
Los medidores de potencia de dos lados pueden medir la potencia generada individualmente por la pierna izquierda y la pierna derecha. Los datos resultantes permiten monitorear la proporción de piernas dominante/no dominante y observar cómo varía en relación con las diferentes condiciones de carrera y condición física. Esto puede ser útil para corregir desequilibrios y en programas de rehabilitación postraumática.

Algunos tipos de potenciómetros
La mayoría de los medidores de potencia de ciclismo utilizan galgas extensométricas para medir el par aplicado y, cuando se combinan con la velocidad angular, calculan la potencia. Estos potenciómetros se montan en la caja pedalera, en la maza trasera o en las palancas.
Los medidores de potencia basados en palanca y araña son los más difundidos en la actualidad y miden el par aplicado a través de ambos pedales mediante galgas extensométricas colocadas dentro de la palanca o de la araña. El cálculo de la potencia se deriva de la deflexión de la/s galga/s y de la cadencia de pedaleo. Si bien la mayoría de los medidores de potencia basados en palancas miden la potencia de salida de una sola pierna o necesitan un segundo sensor para medir la potencia de salida de ambas piernas, los medidores de potencia basados en araña siempre miden la potencia total de salida de ambas piernas.
Los medidores de potencia basados en pedales se pueden ubicar en el eje del pedal o en el cuerpo del pedal. Este tipo de medidor de potencia mide la fuerza del ciclista exactamente donde se aplica, a través de uno o ambos pedales. Estos pedales son fáciles de instalar y cambiar entre bicicletas.
Los medidores de potencia de caja pedalera se basan en la deflexión torsional en el eje de la caja. Esto se hace por el eje, que tiene en cada extremo un disco con perforaciones. Mediante sensores fotoeléctricos sin contacto se detecta cuándo se aplica torque al pedal izquierdo y luego se duplica. Un medidor de potencia de maza trasera utiliza las mismas galgas extensométricas que están presentes en los medidores de potencia de palancas, pero está ubicado en la maza de la rueda trasera y mide la potencia en la rueda trasera. La potencia medida con un medidor de potencia de este tipo será ligeramente menor que la potencia medida con un medidor de potencia en las palancas, debido a las pérdidas de potencia en la cadena, los pedales y la caja pedalera. Como estos medidores están integrados en la rueda trasera, es sencillo intercambiarlos entre bicicletas, siempre que las ruedas sean compatibles.

 

*Una galga extensiométrica o extensiómetro es un sensor que mide la deformación, presión, carga, par, posición, etcétera, y se basa en el efecto piezorresistivo, que es la propiedad que tienen ciertos materiales de cambiar el valor nominal de su resistencia cuando se les somete a ciertos esfuerzos y se deforman en dirección de los ejes mecánicos.


 

Una gran herramienta para el entrenamiento y la carrera

Por Fiorella Malaspina y Jorge Giacinti*

Desde nuestro humilde lugar, alimentado con estudios y sobre todo con experiencia, queremos dejar un aporte sobre una valiosa herramienta de entrenamiento muy en boga: el potenciómetro.

Un potenciómetro es un aparato que mide la fuerza que generamos al pedalear. Dicha fuerza se mide en vatios, que es la relación fuerza-velocidad. La cantidad de vatios que generamos se ven reflejadas en el monitor o reloj que usemos, y esa información es muy valiosa, ya que gracias a ella podremos controlar cuantitativamente datos como los siguientes:

Cambios en la condición física: generar mejor promedio de vatios en un recorrido delimitado significaría mejorar el rendimiento. Esta información es objetiva. El uso sólo de un pulsómetro o de un GPS que mida la velocidad no arrojarían información objetiva, ya que esa información está sujeta a variables como el viento, el terreno cambiante, el comportamiento aerodinámico de la bici o la postura adoptada en la misma. E incluso la calidad del material influye en el rendimiento (bici, ruedas, neumáticos, etcétera).

Mediante el análisis de test, entrenamientos o carreras, podremos analizar capacidades naturales y áreas en las que necesitamos mejorar, como así también delimitar zonas de entrenamientos para programar sesiones específicas y hasta podremos conocer y estimar un rendimiento en ciertas distancias. Ejemplo: saber en qué momento comienza a caer la potencia en un sprint permitiría estipular  la distancia de embalaje, o  saber hasta cuantos vatios podríamos desarrollar en una contrarreloj para que resulte exitosa; es decir, controlar el rendimiento con los vatios (un número visible en nuestra computadora) para no exigirnos demasiado y caer en una pronta fatiga sin poder sostener el esfuerzo.

Permite conocer el peso corporal óptimo. La potencia es la relación fuerza-velocidad. Una persona de mayor peso deberá generar más vatios para ir a la misma velocidad que su compañero de menor peso.

Permite optimizar el  entrenamiento, al ser  específico y cuantitativo, sobre todo en practicantes que cuentan con poco tiempo para sus sesiones.

Permite observar la eficacia del pedaleo. Gracias a los datos arrojados, sabremos con qué desarrollo y cadencia se obtienen mejores resultados en ciertas distancias.

El FTP

Para desarrollar una progresión exitosa en el entrenamiento se necesita de una planificación. Ya sea esta a corto, mediano o largo plazo y su raíz es una batería de testeos. Uno de ellos es el FTP. El FTP (Functional Treshold Power = Umbral de Potencia Funcional) es la máxima potencia que un ciclista puede mantener a un ritmo casi constante durante aproximadamente una hora sin fatigarse. El FTP se obtiene de una contrarreloj de 60 minutos o, en ocasiones, de una prueba de 20 minutos, pero al ser una prueba considerablemente más corta, donde el deportista pone mayor ímpetu y capacidades anaeróbicas, los datos se distorsionan en más o menos un 5%  respecto a la prueba contrarreloj de  60 minutos. En definitiva, restando ese 5% tenemos como resultado un dato muy parecido al de una dura contrareloj de una hora.

El FTP permite delimitar zonas de entrenamiento. Estas zonas son distribuidas en la planificación según los objetivos, como ya dijimos, a corto, mediano o largo plazo del ciclista.

El FTP también resulta una gran herramienta en carreras. Cuando la potencia supera al FTP, la fatiga aparecerá mucho antes, mientras que una potencia inferior al FTP  podrá mantenerse durante mucho más tiempo.

Las planificaciones deberían tener como meta mejorar el FTP, ya que mejorándolo, mejoran las zonas de entrenamiento y por ende el rendimiento deportivo.

Cómo elegir un potenciómetro

La mayoría de las marcas son buenas, pero lo más importante es que tengan un representante oficial en el país, para resolver cualquier tipo de problema que pueda aparecer.

 

Por Fiorella Malaspina y Jorge Giacinti.

Fiorella Malaspina es Licenciada en Educación Física, triatleta y ciclista, además de actual campeona argentina de contrarreloj. Jorge Giacinti es un ciclista de ruta y pista con un extenso y triunfal palmarés. Ambos forman una pareja de entrenadores orientada a ciclistas profesionales. | jorgegiacinti@gmail.com

Publicidad
Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Deporte y Entrenamiento

El mundial de ciclismo de pista del 2025 se hará en el nuevo velódromo techado de San Juan

Publicado

el

Por

La Unión Ciclista Internacional, máxima autoridad mundial del ciclismo deportivo, anunció oficialmente hoy la designación de San Juan como sede del campeonato mundial de ciclismo de pista a correrse en el 2025.

El escenario del evento será el velódromo cubierto de Pocito, que actualmente está en plena construcción y que según las autoridades provinciales será inaugurado dentro de seis meses. El nuevo velódromo está al lado del Estadio del Bicentenario y sus obras están demoradas por la restricción a las importaciones.

Será este el primer campeonato mundial de pista a celebrarse en nuestro país y justamente en San Juan, la provincia argentina con mayor desarrollo del ciclismo de pista y ruta. El gobernador de San Juan, Sergio Uñac, había presentado la solicitud y toda la documentación requerida a principios de septiembre al presidente de la UCI, David Lappartient (foto).
Gracias al empeño sanjuanino, Argentina se convertirá en el cuarto país de Sudamérica en organizar un mundial de pista, tras Uruguay (1968, en conjunto con Italia), Venezuela (1977) y Colombia (1995 y 2014).

Foto: Prensa San Juan

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

¿Hasta qué punto hay que aguantar el dolor en el deporte?

Publicado

el

Sabemos que el dolor cumple con la función de alertarnos de algún problema y también limitarnos en la actividad para no agravarlo. En la práctica deportiva es donde más dudas se presentan, ¿Es normal sentir dolor durante el ejercicio? Hay quienes sostienen que con dolor no se debe trabajar y otros que “algo de dolor es normal”. ¿Cómo saber cuál es el límite?

Se sabe, por ejemplo, que los deportistas de elite soportan un alto grado de dolor para progresar en su rendimiento. E incluso algunos afirman que el ganador es el que más dolor es capaz de soportar. En términos generales, según el momento del dolor se distinguen dos categorías:
Dolor agudo desde el comienzo de la actividad, algo que NO es normal.
Dolor al cabo de un tiempo de actividad, que puede ser normal, sobre todo si desaparece con descanso. El sobre esfuerzo continuo y repetitivo es el que más lesiones produce.
Algunos deportistas (casi todos, diría) sostienen la creencia de que al dolor uno puede acostumbrarse, aunque lo que en realidad se consigue es que el entrenamiento se haga cada vez menos eficiente. Quienes sufren más dolor están en los extremos: los que se inician y quienes se exceden.

Para redondear, como regla general y práctica se debe saber que el dolor debe ceder con el descanso y con la readaptación a determinadas rutinas. Caso contrario estaremos en presencia de la posibilidad de sufrir lesiones crónicas que contradigan de plano el propósito de la actividad física. Buenas rutas.

 

Por Doc Pedales*
Foto: Aaron Blanco Tejedor en Unsplash

*El autor de esta nota es el doctor en medicina Eduardo Saint Bonnet (MN 48943 y MP 23765), deportólogo y deportista.

Continua leyendo

Accesorios

Consejos para pedalear bajo la lluvia

Publicado

el

Se acabó el invierno, meses en que quizás algunos le hayan dado tregua a la pasión por el pedal, quizás otros hayan elegido un destino turístico donde poder devorar caminos en bici. En cualquier caso, llegado ya el tiempo primaveral, para muchos treparse a esta máquina se vuelve una necesidad fundamental.
Pero no todo es sol y buenas temperaturas. Todavía quedan por delante algunos días frescos y por qué no, lluviosos, en una época del año en la que el clima suele ser inestable. Y para hacer frente a los días de lluvia cuando practicamos nuestro deporte favorito y minimizar los riesgos que inevitablemente traen los aguaceros, no está de más seguir algunos de los siguientes consejos.

La ropa adecuada
Uno de los elementos más importantes a la hora de salir un día con previsión de lluvia es elegir una vestimenta que sea impermeable y visible desde la distancia para el resto de los usuarios de la vía pública. No será necesario utilizar los últimos diseños, ni recurrir a las marcas más caras, no hay que esperar ganar algunas apuestas en Betsson para elegir este tipo de ropa. El mercado provee textiles especializados para este tipo de situaciones a muy buen precio.
Serán necesarios, como mínimo, una campera o poncho impermeables o un rompeviento resistente al agua, una calza impermeable, cubrezapatillas, guantes, cubrecasco y algún objeto reflectante, además de la propia ropa.

La planificación de la ruta
Siempre se debe saber con cierta exactitud cuál es el recorrido que se quiere cubrir, cuál es el estado de la pista, los desniveles… especialmente los días nublados, en los que todo puede empeorar repentinamente, encharcándose o embarrándose el suelo… Para esos días de riesgo, mejor planificar rutas donde nos aseguremos un paseo minimizando los riesgos, evitando caminos de tierra, zonas resbaladizas o rutas con mucho tráfico.

Previsión del tiempo
De pura lógica es comprobar antes de salir la previsión climatológica. Si este avisa de que no se trata de una simple llovizna, sino que se trata de un aguacero importante lo que se nos viene, el viento es fuerte o va a nevar, quizás sea mejor esperar a otra hora para salir, e incluso quedarse en casa ese día.

Uso de casco y gafas
Aunque portar gafas y casco son prendas habituales y necesarias para una conducción más segura, bajo la lluvia se vuelven imprescindibles. Si estos dos elementos están especialmente diseñados para pedalear bajo estas condiciones, mucho mejor. Para el casco existen, en cualquier caso, los mencionados cubrecascos, que evitarán que pase el agua a través de los canales de ventilación del casco.
En cuanto a las gafas, se consideran fundamentales para que la lluvia no entre en los ojos e impida la visión, como cabe suponer, pero deben ser transparentes. De este modo, no se perderá visibilidad ni luminosidad, algo bastante normal y peligroso en días de agua.

La presión de las ruedas
Por último, es recomendable bajar la presión de los neumáticos, puesto que de este modo se consigue aumentar la adherencia al suelo cuando este está húmedo. Así se reducirán notablemente las posibilidades de sufrir patinazos y resbalones.
Este truco es bastante popular, logrando un mayor agarre, ya que las cubiertas se adecuarán más al terreno al ampliar su superficie de contacto con el piso. Como regla general, se suele bajar unos 7 psi para las bicicletas de montaña y entre 15 y 25 psi para las de velocidad o ruta.

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

El factor Q y la ubicación de los pedales

Publicado

el

Bike fitting: el factor Q nos permite alinear cadera, rodilla y tobillo y descargar mejor la potencia de nuestra pedaleada.

En el gráfico con línea roja vemos una incorrecta alineación del conjunto cadera-rodilla-tobillo, mientras que en el de las líneas verdes aparece correctamente alineado.

Los pedales son parte fundamental en la interfaz de nuestro cuerpo con la bicicleta, y en la actualidad están siendo mejorados con diversos recursos que van desde la posibilidad de incorporar medidores de potencia y lectura de vectores (técnica de pedaleo) hasta otras menos tecnológicas pero muy eficientes como son los kits de ejes ampliados.
Al día de hoy sabemos que existe una serie de productos en diversas medidas para ayudar a un adecuado calce de nuestra bicicleta, tales como asientos, manubrios, stems, etcétera, y en este particular las palancas de nuestra bicicleta además del largo traen diferente Factor Q, que es la distancia entre ambas roscas del eje de los pedales.


El factor Q determina la distancia entre los pies del ciclista.

En el MTB, el factor Q está más trabajado, porque dependiendo de la especialidad se hace decisiva esta distancia. Por ejemplo, en el descenso, cuando estás parado arriba de los pedales ese factor Q debe ser mayor. Para hacer descenso es más cómodo de esa manera que llevar las piernas más juntas. En el MTB competitivo esto está más trabajado y se utiliza diferente factor Q para hacer distintas especialidades, y las marcas así lo trabajan.
En cambio en la ruta como en la pista y la contrarreloj la variación en el factor Q es mucho menor, va solo de 135 a 152 mm. Es como un estándar, no hay tantas variantes, son dos o tres medidas como máximo. Entonces pasa que cuando aparece un deportista con las caderas más anchas en la ruta o en el triatlón o en cualquiera de estas especialidades, está con problemas, porque no hay medida de factor Q para él, y para ellos es que se inventó el eje ampliado, para compensar el factor Q que viene de fábrica en esa bici.
La importancia de este Factor Q de la palanca radica en que a partir de ahí tendremos que instalar nuestros pedales, para luego colocar las trabas en las zapatillas y alinear cadera-rodilla-tobillo.
¿Pero que pasa entonces si —como dijimos— en este proceso de alineación no logramos encontrar el punto exacto debido a que el Factor Q de las palancas es muy estrecho con relación a nuestra cadera?
Hoy en día, existe la posibilidad de usar pedales con diferentes largos de ejes para compensar esta situación (Look, Ritchey, Shimano Dur Ace, Speedplay, Crank Brothers, extensores de BikeFit) y así lograr que la descarga de fuerza sea lo más vertical posible.
La idea de esto es lograr un pedaleo lo más eficiente en términos de vectores de fuerza y puntos de presión en el eje del pedal. Esto es comprobable con la oferta de potenciómetros disponibles en el mercado actual, ya que afortunadamente para nosotros cada vez incorporan mayor tecnología a la vez que se hacen más asequibles.

 

Por Roberto Hernández: roberto@amarubikefit.com | (011)3281-3482 | (íconos) FB, INSTA, Twitter Amaru Bikefit

Continua leyendo

Más Leídas