Conectá con nosotros

Deporte y Entrenamiento

Los peligros de entrenar con calor y cómo evitarlos

Publicado

el

El 80% de los ciclistas entrena a la siesta. Da igual si es primavera, invierno, verano u otoño. No sé bien la causa, pero puedo asegurarles que es así. De hecho yo lo hice durante muchos años en mi juventud. La siesta era para pedalear. Pero por suerte esta no sana costumbre pareciera ir cambiando paulatinamente a medida que los ciclistas se acercan a las ciencias del movimiento. Estoy convencida de que somos nosotros, los entrenadores, los primeros eslabones de esta cadena para intentar cambiar esta conducta. Y el mejor modo es informar a los deportistas acerca de las desventajas de entrenar en condiciones de calor extremo. Algunos se resisten a entenderlo y la primera respuesta que suelen darme es: Profe, las carreras no se suspenden por calor… Ya lo sé, contesto, pero una cosa es someter al organismo a una posible deshidratación una vez cada tanto que hacerlo sistemáticamente todos los días o día de por medio. Porque por más que tomemos todos los recaudos para mantener nuestras células hidratadas, el efecto residual y la fatiga post entrenamiento en calor es mucho más marcada en días sofocantes que en aquellos de temperaturas más amigables. No nos olvidemos que el organismo tiene dos mecanismos de defensa fundamentales para regular la temperatura:
Mantener el calor en invierno.
Eliminarlo en verano.
Para ambos la clave está, entre otras, en la redistribución del riego sanguíneo.

Fisiología y sensaciones
En términos generales, cuando entrenamos con altas temperaturas nuestra actividad fisiológica sufre algunos efectos, entre los cuales destacamos los siguientes tres:
Aumento de la frecuencia cardíaca provocada por el aumento de la temperatura de la piel.
Mayor sudoración. Si bien este es el mecanismo termorregulador por excelencia, debemos aclarar que a través de la transpiración no solo equilibramos la temperatura corporal sino que también perdemos sodio, potasio y otros minerales.
Disminución del volumen plasmático. El plasma es la parte líquida de la sangre, en la que se transportan los elementos celulares (glóbulos rojos con oxígeno, glóbulos blancos). Al disminuir el volumen plasmático la sangre se pone más “espesa”, haciendo que su circulación sea más costosa. Y entre las sensaciones que podemos experimentar al entrenar con altas temperaturas podemos mencionar las siguientes:
Sensación pronunciada de sed (boca pastosa).
Calambres y problemas digestivos.
Aumento de la sensación de fatiga. Disminución en el rendimiento físico. Pérdida de la concentración.
Aumento de la temperatura de la piel, lo que nos da la sensación de calor extremo.
Dolor de cabeza y desorientación asociada a la deshidratación.
Algunos trabajos recientes han encontrado relación directa entre la hipertermia (aumento de la temperatura corporal) y el sistema nervioso central, demostrando que el cerebro tiene un alto impacto en la sensación de fatiga en condiciones climáticas de calor extremo.

Aclimatización vs aclimatación
Si bien este título parece un simple juego de palabras, las características de ambos procesos son bien marcadas. El primero de ellos (la aclimatización) se da naturalmente en deportistas y no deportistas, cuando pasamos de una estación de temperaturas frescas a otra de temperaturas más elevadas. Son los procesos que realiza nuestro organismo de modo paulatino y natural cuando comienzan los días más calurosos. Por otro lado, la aclimatación es la capacidad del deportista para ejercitarse y soportar el calor al mismo tiempo. Y esta capacidad puede mejorarse realizando repetidas exposiciones a un medio caluroso. Ambos procesos, aclimatización o aclimatación, funcionan en base a mecanismos fisiológicos que son los responsables de que el organismo logre adaptarse al calor:
El aumento del volumen plasmático.
 Un cambio en la sudoración, que consiste en que el sudor empieza a salir a temperaturas de la piel, interna y externa, más bajas.
Aumento de los ritmos de sudoración, que además pueden mantenerse durante períodos más largos.
El sudor se distribuye de forma más efectiva por el cuerpo. Queda más diluido al disminuir la concentración de sodio en éste. Es decir que se pierden menos sales en el sudor.
Aumenta el flujo sanguíneo subcutáneo. La sangre fluye más direccionada a la periferia, para favorecer la eliminación del calor (contrariamente a lo que sucede con las bajas temperaturas en invierno, que producen una vasoconstricción periférica y un aumento del flujo sanguíneo hacia los órganos para garantizar la mantención del calor en los mismos.
El gasto cardíaco se distribuye más eficazmente. Los mecanismos de adaptación producen una disminución de la temperatura interna corporal y una reducción del gasto cardíaco para una exposición al calor e intensidad de ejercicio determinadas. O sea que el cuerpo logra acostumbrarse a realizar ejercicio a una determinada intensidad y a cierta temperatura, que es a la que se ha entrenado. Podemos afirmar entonces que las adaptaciones naturales se denominan aclimatización al calor, mientras que las adaptaciones inducidas o entrenadas se denominan aclimatación. La aclimatación al calor refiere pues a las adaptaciones biológicas necesarias para entrenar con altas temperaturas, reduciendo la tensión fisiológica. Mejora entonces la capacidad de trabajo físico, aumenta la comodidad y quedan más protegidos los órganos vitales (cerebro, hígado, riñones, músculos) de lesiones por calor. La adaptación biológica más importante de la aclimatación al calor es una respuesta de sudoración más temprana y mayor. La pérdida de calor excedente se da a través de las glándulas sudoríparas y la cantidad de las mismas es individual (no todos las personas tenemos la misma cantidad). Este número depende de cuán expuestos estuvimos a climas cálidos en nuestra niñez.

Complicaciones físicas relacionadas con el calor
Otra clave de este período de entrenamiento es prevenir las enfermedades relacionadas con el calor. Estas se dividen en diferentes categorías y progresan de una categoría a otra, dependiendo de la gravedad de los síntomas. Los calambres por calor y el síncope de calor son enfermedades menos graves, que pueden servir como señales de alerta temprana para alteraciones más graves como el agotamiento por calor y el golpe de calor. Ser consciente de los signos y síntomas de la enfermedad por calor puede reducir en gran medida los riesgos y puede salvar una vida.

Escala de progresión de la enfermedad por el calor
Los calambres por calor son espasmos musculares extremadamente dolorosos que se observan más frecuentemente en la pantorrilla y el abdomen, aunque cualquier músculo del cuerpo puede verse afectado. Están comúnmente relacionados con la pérdida excesiva de agua y de electrolitos. La más común es la pérdida de sodio. Se puede reponer la pérdida de electrolitos comiendo bananas para añadir potasio, añadir un poco de sal a la comida, comer o beber productos lácteos para reponer el calcio y beber mucha agua y bebidas deportivas.
El síncope de calor es resultado de la acumulación de la sangre y es una experiencia poco agradable para quien lo padece. El desmayo suele ocurrir después de un cambio súbito en la posición (por ejemplo, desde la posición de sentado a parado). Cuando esto ocurre debemos trasladar a la persona a una zona de sombra, ayudarlo a recostarse, elevar los pies por encima del corazón y proveerle de abundante líquido.
El agotamiento por calor ocurre generalmente por una inadecuada reposición de los líquidos perdidos a través del sudor. Si un atleta puede ser víctima de agotamiento por el calor, hay que trasladarlo a un lugar fresco y debe beber tanto líquido como sea posible. En algunos casos es necesaria la reposición de líquidos por vía intravenosa. La temperatura del cuerpo debe ser monitoreada de forma continua para asegurar que el atleta no entre en un golpe de calor.
El golpe de calor es una emergencia que amenaza la vida. La causa específica del golpe de calor es desconocida, aunque se cree que a medida que las personas entrenan bajo el sol durante períodos prolongados de tiempo, sus cuerpos producen una cantidad extrema de calor interno, al punto que el “sistema de refrigeración” se apaga y el cuerpo llega a producir niveles peligrosos de calor. Normalmente el cuerpo se enfría a sí mismo a través del sudor y la irradiación de calor a través de la piel. Pero cuando las temperaturas superan un cierto nivel, el cuerpo es incapaz de trabajar lo suficiente como para eliminar el calor y finalmente colapsa. Se debe prestar atención médica inmediata a los atletas que son víctimas de un golpe de calor. Estos atletas tienden a colapsar repentinamente y suelen perder el conocimiento. El golpe de calor puede ocurrir de repente y sin previo aviso. Si un deportista lo padece hay que disminuir la temperatura corporal llevándolo a un ambiente fresco, colocar hielo bajo las axilas, la ingle, el abdomen y el cuello y llamar a emergencias. Si la temperatura del cuerpo vuelve a la normalidad dentro de los 45 minutos se reducirá en gran medida la posibilidad de muerte. Con todo lo anteriormente descripto, el mensaje que queremos transmitir es que, si bien el calor nos invita a salir a rodar más y de mejor ánimo, debemos tratar de no exponernos a altísimas temperaturas. Las consecuencias pueden llegar a ser serias. Lo mejor, en caso de poder hacerlo, es salir a primera o a última hora. De ese modo evitaremos forzar nuestro metabolismo y podremos disfrutar de esta época tan hermosa del año pero priorizando nuestra salud.

Tips básicos para enfrentar el calor
Si bien el calor puede traer sus complicaciones, existen formas de prevenir los efectos negativos del mismo para los que no tienen más remedio que salir a correr en esas horas “mortales”:
Hidratación pre-salida. Se recomienda beber como mínimo de medio litro a un litro de agua una hora antes de salir a entrenar.
Reducir el ritmo. A menos velocidad, el cuerpo percibirá una sensación de fatiga menor, por lo que el entrenamiento seguirá siendo útil.
Mojarse. Si existe la posibilidad, puede ser útil reducir la temperatura corporal mojándose ligeramente la piel.
Usar ropa transpirable y de colores claros, gorras o un pañuelo bajo el casco y todo tipo de material que pueda favorecer la termorregulación.
Buscar rutas que  brinden la posibilidad de reponer líquidos. De no ser esto posible, salir con compañeros y evitar recorridos solitarios.
Hidratación posterior imprescindible. Reponer líquidos post-esfuerzo es tan importante como hidratarse durante los entrenamientos.

La hidratación
La hidratación es el proceso fisiológico de absorción de agua por parte de una célula, tejido u organismo, así como también el restablecimiento del grado de humedad normal de la piel y la proporción adecuada de agua en el organismo. El agua es esencial para la supervivencia de todas las formas conocidas de vida. Y cumple una función fundamental en nuestro organismo. Mantiene el equilibrio hidroelectrolítico, participa en la la eliminación de los residuos tóxicos de cualquier combustión y en la recuperación de las sustancias perdidas a través del estrés extremo por temperatura y calor, además de compensar toda situación de homeostasis térmica, independientemente de la temperatura ambiente.

Existen tres tipos de bebidas deportivas:
Las bebidas hipotónicas presentan una concentración de solutos (sustancias disueltas en el líquido) inferior a la del plasma sanguíneo, es decir, están menos concentradas que el plasma.
Las bebidas isotónicas poseen una concentración de solutos igual a la del plasma. Este tipo de bebidas contiene azúcares y electrolitos a la misma presión osmótica que la sangre (330 miliosmoles/litro).
Las bebidas hipertónicas poseen una concentración de solutos superior a la del plasma. Para evitar los riesgos de las enfermedades por calor debemos garantizar que el deportista esté bien hidratado y alimentado durante el entrenamiento y la competencia. Las bebidas con carbohidratos-electrolitos son más efectivas que el agua pura y deberían ser consumidas antes del entrenamiento, durante el mismo y cuando la oportunidad lo permita. La mayoría de las bebidas deportivas comerciales se adecuan tanto para la rehidratación como para la provisión de energía. El objetivo primordial de la hidratación es el de reponer totalmente la pérdida de líquidos por sudoración durante el ejercicio. No hay evidencias de que los seres humanos puedan adaptarse a la deshidratación crónica. De hecho el hombre puede sobrevivir sin alimento hasta 40 días, pero sin agua solo 72 horas. Por lo tanto, el único método para evitar la deshidratación durante el ejercicio es consumir cantidades adecuadas de líquidos. En términos de proteger la salud y mejorar la performance, no hay otra alternativa.

 

Por Elisa Lapenta*

*La autora es Profesora de Educación Física, especializada en Alto Rendimiento en Alemania, titular de H3o (servicio de entrenamiento orientado a deportistas de todos los niveles: tiempo libre, amateur, semiprofesional, pofesional): (0351)6225243 | elisalapentah3o@hotmail.com | h3o Sports | INSTAGRAM @elisanoemilapenta 

Publicidad
Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Deporte y Entrenamiento

La sanjuanina Inés Gutierrez y el entrerriano Catriel Soto se consagraron campeones argentinos de XCO en Catamarca 2022

Publicado

el

Por

La sanjuanina Inés Gutiérrez ganó la prueba femenina de Elite con un tiempo de 1h 37m 15s. La siguieron la tembien sanjuanina Florencia De la Porte (a 2m 17s) y la misionera Agustina Quiroz (a 4m 27s).
Entre los varones, el entrerriano Catriel Soto volvió a consagrarse como campeón argentino de XCO en categoría Elite, al ganar la carrera que se desarrolló este fin de semnana en Santa María, Catamarca, con un tiempo de 1h 27m 10s. Lo siguieron el mendocino Fernando Contreras (a 3m 27s) y el cordobés Joaquín Plomer (a 7m 54s)

Campeones en categorías femeninas:
-Francisca Chiesa Bachey en Damas Sub 23.
-Lucía Miralles en Damas Juveniles
-Nicole Arce en Cadetes
-María Emilia Filgueira en Master A
-María Paula Varela en Master B1
-Mariana Rodríguez en Master B2
-Cecilia Vázquez en Master C1
-Josefina Bungeil en Master C2
-Adriana Alos en Master D
-Indira Ballarini en Damas Menores

Campeones en categorías masculinas:
-Nicolás Reynoso en Juveniles
-Hugo Pernini en Master A
-Juan Manuel Nardolillo en Master B1
-Ignacio di Lorenzo en Master B2
-Agustín Durán en Sub 23
-Tomás Ruano en Cadetes
-Alejandro Durán en Master C1
-Sergio Borras en Master C2
-Walter Confalonieri en Master D1
-Jesús Darnay en Master D2
-Nicolás Delgado en Menores

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

La importancia de las grasas en la alimentación del ciclista (más cuáles y cuándo)

Publicado

el


Foto: Caroline Attwood en Unsplash

No admite discusión el hecho de que los hidratos de carbono son parte esencial de la alimentación de un ciclista, ya que se trata de la fuente principal de combustible rápido para los entrenamientos de alta intensidad y sobre todo para las carreras, dónde el trabajo a las más altas zonas de frecuencia cardíaca no admiten el suministro de otro combustible que el sistema glucolítico.
Pero esta realidad, no debe opacar la importancia de otro macronutriente clave y hasta a veces demonizado, las grasas.
Las grasas son las responsables del suministro de ácidos grasos esenciales y de la absorción de vitaminas liposolubles (entre estas es de vital importancia la vitamina D, muchas veces deficiente en sangre y cuyo déficit se relaciona con fatiga, predisposición a infecciones y en el largo plazo, osteopenia).
Las grasas proporcionan un efecto antiinflamatorio general e hipolipemiante, pero sobretodo muy beneficioso en la prevención y recuperación de lesiones.
Además activan las defensas y mejoran la concentración.
Una mención especial merecen los MCT (ácidos grasos de cadena media), un tipo particular de grasas que cada vez acumulan más evidencia sobre los beneficios sobre la salud pero en especial sobre el rendimiento deportivo. Tienen la particularidad de absorberse fácil y rápidamente sin mediar enzimas digestivas ni bilis, una vez en el torrente sanguíneo tienen preferencia para ser utilizadas tanto en el hígado como en el músculo, por lo que contribuyen junto con los carbohidratos al suministro rápido de energía durante el ejercicio.
Por estas razones las grasas no se deben excluir de la dieta, ya que cumplen funciones de suma importancia. En todo caso, se tienen que regular.
Su consumo se debe de centrar en los días de descanso o entrenamiento de menor intensidad, para evitar que interfieran en la asimilación de carbohidratos. Además, no es aconsejable tomarlas el día previo a una carrera.
Algunos de los principales alimentos con grasas saludables para el organismo son:
Frutos secos (nueces, almendras, castañas).
Pescados azules (salmón, arenque, atún, caballa).
Aceites vegetales (aceite de oliva, girasol alto oléico).
Palta y aceitunas.

 

Por Juan Pablo Bruno, licenciado en nutrición (MN 7292, MP 2818), nutricionista deportivo. Atención online y presencial: whatsapp 2954-645889 | Instagram @juanbrunonutricionista
Foto: Caroline Attwood en Unsplash

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

Los siete pasos de la planificación del entrenamiento deportivo

Publicado

el

El cumplimiento de un objetivo en cualquier orden de nuestra vida requiere que indefectiblemente nos pongamos a pensar en la estrategia más adecuada para lograrlo. De esto se trata precisamente la planificación.
En el campo estrictamente deportivo, definimos a la planificación como el proceso mediante el cual el entrenador o la entrenadora buscan y determinan las alternativas y vías de acción que con mayor probabilidad puedan conducir al éxito. Dicho en otras palabras, se trata de decidir anticipadamente qué se va a hacer, cómo y cuándo. Es decir, pensar con antelación cómo vamos a distribuir las cargas de entrenamiento, respetando siempre los procesos de adaptación biológica.
El proceso de formación de un deportista supone la elaboración de un plan global y de numerosos planes parciales que deben coincidir con el objetivo final, para dejar libradas al azar la menor cantidad posible de variables que incidan directa o indirectamente en este proceso.
A continuación describiremos brevemente los siete pasos básicos para realizar una planificación.

1 Estudio previo
Para comenzar a planificar debemos tener pleno conocimiento de los antecedentes de nuestro deportista. Es importante conocer su nivel de rendimiento en la temporada anterior, su nivel de entrenamiento alcanzado y su perfil condicional, así como también analizar los recursos con los que disponemos para llevar a cabo los entrenamientos. Es decir: tenemos que saber con precisión dónde estamos parados.

2 Definición de objetivos
Entendemos por objetivo la conducta terminal que se espera de un sujeto. Es decir, saber hacia dónde vamos, a qué apuntamos. Un objetivo final se logra con la consecución sucesiva de numerosas metas intermedias, y debe tener claridad de formulación, ser específico y ante todo realista y coherente con la realidad.
Por ejemplo, yo no puedo pretender ganar la general de Río Pinto si dispongo de dos horas tres veces por semana para entrenar.

3 Definir el calendario de competencia
Este es uno de los puntos más importantes. Consiste en sentarnos con nuestro deportista a definir las competencias de las que va a participar y, a la vez, determinar cuáles serán principales y cuáles secundarias.

4 Racionalización de las estructuras intermedias
Cada parte en que se divide la planificación debe ser colocada en un orden lógico y tener una duración determinada, la cual debe estar definida de antemano. Las estructuras intermedias más utilizadas son: el macrociclo (período anual), el mesociclo (período de orientación selectiva), el microciclo (semana de entrenamiento) y la sesión (estructura elemental del proceso de entrenamiento).

5 Determinación de los medios de entrenamiento
Somos los entrenadores quienes debemos seleccionar los medios de entrenamiento que consideremos más eficaces para lograr los objetivos propuestos. En rasgos generales existen medios variados y medios específicos. A su vez, ambos pueden ser de orientación general y de orientación selectiva. Un ejemplo sería, en la pretemporada de un ciclista, entrenar cargas de trote, natación o remo, para desarrollar la resistencia de base. Así usaríamos medios variados de orientación selectiva.

6 Distribución de las cargas
En esta etapa es donde el entrenador debe sacar punta fina al lápiz. Tendrá que distribuir las cargas específicas del entrenamiento que llevarán al deportista a superarse día a día, siempre y cuando respete los procesos de adaptación, teniendo en cuenta las cinco cualidades de toda carga: volumen, intensidad, duración, densidad y recuperación.

7 Puesta en acción del plan
Este último paso consta de tres aspectos: la ejecución, la evaluación y la retroalimentación. Los tres se dan en forma permanente y dinámica, para que de este modo modifiquemos lo que no funciona y corroboremos lo que sí marcha.

Finalmente quiero aclarar que el principio número uno de toda planificación es la flexibilidad. Siempre digo que debemos planificar en lápiz, pues es muy probable que debamos cambiar algo de lo que nos propusimos en un principio. Los entrenadores debemos volvernos expertos en tomar decisiones a diario para guiar el proceso de entrenamiento a buen puerto.
Como entrenadora personal de deportistas tanto de elite como amateurs debo confesar que me produce la misma satisfacción interna un podio internacional como un deportista que baja siete kilos, deja de fumar o mejora unos minutos en su maratón. Respeto muchísimo a aquel que adopta el deporte como estilo de vida, y tanto ese deportista amateur, recreativo o de tiempo libre como el de elite se merecen que yo me siente a programar un plan pensado específicamente para él.
El compromiso profesional de trabajar seriamente debe darse a todo nivel. Y la planificación deportiva a corto, mediano y largo plazo es la herramienta fundamental para lograr conducir al deportista a la consecución de sus objetivos.

 

Texto: Elisa Lapenta*
Foto: Alejandro Escamilla en Unsplash

*La autora es Profesora de Educación Física, especializada en Alto Rendimiento en Alemania, titular de H3o (servicio de entrenamiento orientado a deportistas de todos los niveles: tiempo libre, amateur, semiprofesional, pofesional): (0351)6225243 | elisalapentah3o@hotmail.com | h3o Sports | Instagram @elisanoemilapenta 

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

Las clasificaciones y las mejores fotos de la fecha de Copa del Mundo de Cross Country corrida en Austria

Publicado

el

Por

El XCO de la Copa del Mundo corrida en en el centro de montaña Saalfelden Leogang (Austria) de este fin de semana mostró algunas actuaciones realmente increíbles.
La británica Loana Lecomte mostró sus habilidades al extremo, ya que pudo despegar temprano en la carrera femenina y mantener la punta durante toda la carrera, sumando diferencias con sus perseguidoras vuelta por vuelta. Terminó la carrera con un margen de 1m 13s sobre el segundo lugar.

Fotos: Red Bull Content Pool

Entre los varones se vieron actuaciones igualmente increíbles, cuando los suizos Nino Schurter y Mathias Fluckiger fueron a la batalla. Ambos tenían algo que demostrar aquí hoy. Schurter buscaba obtener su 34º primer lugar para hacerse con el récord de más victorias en la Copa del Mundo, mientras que Fluckiger buscaba tener fines de semana perfectos consecutivos en Leogang. Los dos despegaron del grupo bastante temprano en la carrera a un ritmo que parecía completamente insostenible. Sin embargo, fueron capaces de mantener el ritmo, yendo y viniendo unos con otros a lo largo de la carrera. Al final, Fluckiger pudo obtener una mínima ventaja sobre Schurter y cruzar la línea de meta primero. Nino tendrá que esperar otro fin de semana para batir el récord.

Fotos: Stefan Voitl

Fotos: MAblinger

Clasificaciones XCO femenino Saalfelden Leogang
1. Loana Lecomte (FRA) 1:15:42
2. Jenny Rissveds (SWE) 1:16:55
3. Laura Stigger (AUT) 1:17:10
4. Sina Frei (SUI) 1:17:23
5. Anne Terpstra (NED) 1:17:52

General femenina Copa Mundo XCO
1. Rebecca McConnell (AUS) 1093
2. Loana Lecomte (FRA) 916
3. Anne Terpstra (NED) 713
4. Laura Stigger (AUT) 698
5. Jenny Rissveds (SWE) 695

Clasificaciones XCO masculino Saalfelden Leogang
1. Mathias Fluckiger (SUI) 1:15:31
2. Nino Schurter (SUI) 1:15:37
3. Alan Hatherly (RSA) 1:16:10
4. Vlad Dascalu (ROU) 1:16:16
5. Maxime Marotte (FRA) 1:16:40

General masculina Copa Mundo XCO
1. Nino Schurter (SUI) 964
2. Vlad Dascalu (ROU) 775
3. Mathias Fluckiger (SUI) 711
4. Alan Hatherly (RSA) 692
5. Thomas Pidcock (GBR) 600

Continua leyendo

Más Leídas