Conectá con nosotros

Deporte y Entrenamiento

Psicología y deporte: Entrenar es construir autoestima

Publicado

el

Medidor de cadencia de pedaleo, potenciómetro que disocia la lectura en watts de la pierna derecha y la pierna izquierda, GPS con todos los datos que un entrenador pueda necesitar, zapatillas para pisada prona, neutra o supina, cinturones de hidratación ergonómicos y reproductores de música sumergibles, ¡y sin cable! Podría completar cinco páginas enumerando todos los avances tecnológicos aplicados al deporte en los últimos años. Nos empecinamos casi de manera irracional en tener todo esto y más, pero nos olvidamos de lo más importante: nuestra fortaleza mental al momento de entrenar y competir. De nada nos sirven las ruedas tapadas y el último cuadro de fibra de carbono si al momento de ponernos el número en una carrera temblamos como una hoja.
Somos, en esencia, una unidad bio-psico-intelectual. Nuestro rendimiento no depende exclusivamente de la preparación física, sino también de nuestro perfil psicoevolutivo. Si bien la psicología del deporte es una ciencia relativamente nueva, su relevancia es cada vez mayor en el rendimiento. La mente es la herramienta más poderosa tanto en entrenamientos como en competición. Por lo tanto es importante empezar a cuidar los detalles que hagan que su rendimiento —al igual que el físico— sea óptimo y nos impulse a dar lo mejor de nosotros mismos.
Existen diversas variables psicológicas, como las emociones, la ansiedad, la motivación, los recuerdos asociados y la percepción del esfuerzo, entre otras. El manejo de ellas constituye lo que hoy se conoce como personalidad resistente y que nos hace capaces de gestionar adecuadamente las percepciones personales influyentes en el rendimiento: el control, el compromiso y el desafío (en el ámbito del entrenamiento esto se conoce como CCD). Si aprendemos a manejar bien estas variables potenciaremos la posibilidad de éxito al luchar por nuestros objetivos.

Fortaleza mental
Para los psicólogos del deporte es un reto estudiar las razones y causas involucradas en el rendimiento de los deportistas de excelencia. Uno de los conceptos centrales que el área de la psicología del deporte ha aportado es el de fortaleza mental.
Algunos autores se refieren a este término como una habilidad y otros como un conjunto de habilidades. Jim Loehr la ha definido como la habilidad para desempeñarse de manera consistente en el rango superior de sus talentos y habilidades, sin importar cuáles sean las circunstancias competitivas (Loehr, 1994). Para Ureña (2005) la fortaleza mental se manifiesta en la capacidad del deportista para controlarse emocionalmente cuando pierde o juega mal, para aceptar la crítica sin sentirse lastimado y para permanecer al pie de la batalla sea cual sea el resultado. En cambio, para Greswell (2007), la fortaleza mental se refiere a las habilidades psicológicas de un deportista que suponen una ventaja para su rendimiento.
Otra definición de fortaleza mental es la que propuso Luis Humberto Serrato en el III Congreso Iberoamericano de Psicología del Deporte de Bogotá, en 2010. Para él, se trata de “el conjunto de habilidades psicológicas y estrategias efectivas de afrontamiento que posee un deportista para controlarse perceptiva, cognoscitiva y emocionalmente ante todas las situaciones estresantes propias de la competencia como los momentos críticos, su propio rendimiento, el resultado y los factores externos adversos (familia, entrenador, público, jueces y rivales), para sobreponerse y responder con sensación de reto deportivo.”
Esta concepción se atribuye a deportistas que ante situaciones estresantes muestran un completo control de sus emociones y responden con alta eficacia al desafío deportivo.
Si bien es un concepto amplio y que incluye numerosas variables psico-emocionales, podemos resumir que la fortaleza mental es ni más ni menos que el afrontamiento adaptativo al estrés en competencias y en situaciones de entrenamiento. Cuando mis deportistas me dicen que no tienen ganas de entrenar o no se sienten bien, suelo recomendarles que igual salgan a la ruta, ya que cuando no se entrena el metabolismo se entrena la voluntad. La personalidad resistente de un deportista se talla semana a semana, mes a mes, año a año de manera simultánea con las adaptaciones fisiológicas.

Personalidad resistente y resiliencia
Hace poco más de 40 años apareció el término de personalidad resistente (aportado por Maddi y Kobassa y sus alumnos de la Universidad de Chicago hacia fines de 1970), que hace referencia a una mezcla interrelacionada de actitudes indispensables y no excluyentes de compromiso, control y desafío (CCD). Estas tres logran que la persona convierta una circunstancia estresante en un escenario de desarrollo y crecimiento, en lugar de ser una situación debilitante. En este sentido la personalidad resistente percibe las situaciones estresantes como menos estresantes y modera los efectos del estímulo estresante, facilitando estrategias adaptativas. Según Peñacoba y Moreno (1998), la personalidad resistente se puede aprender a cualquier edad.
Debemos aclarar, sin embargo, que no debiéramos confundir estrés con trauma. El trauma es algo mucho más profundo y se denomina resiliente a aquella persona capaz de afrontar situaciones traumáticas con comportamientos -a priori- paradójicos e inesperados (en el buen sentido). Son aquellas personas que no se desaniman ni se dejan abatir ante situaciones traumáticas de vida, que dan respuestas altamente positivas al enfrentar la adversidad y siguen desenvolviéndose y viviendo a menudo a un nivel superior, como si el trauma hubiese desarrollado en ellos recursos latentes insospechados (Menciaux, Vanistendale, Lecomte y Cyrulink, 2001).
Como podemos apreciar, los conceptos de personalidad resistente y resiliencia están íntimamente ligados entre sí. Y ambos son conceptos de formación dinámica que resultan de un proceso fruto de la interacción propia del individuo y su entorno. Llevado al plano deportivo, poder contar con estos dos valores (personalidad resistente y resiliencia) es de una importancia fundamental en el rendimiento, ya que de por si aquel deportista capaz de adaptarse de manera más rápida y mejor a las adversidades de la competencia podrá echar mano a las estrategias más adecuadas para salir airoso de dichas situaciones.
Una competencia es percibida como un factor altamente estresante para el deportista. Si a ello le sumamos la aparición de algún imprevisto de último momento (desde un desperfecto mecánico en nuestra bici momentos antes de largar, hasta haberse olvidado la caramañola o el inflador), sólo quienes estén “preparados” desde el plano psíquico y mental podrán sobreponerse, adaptarse y actuar. Y todo esto en solo cuestión de minutos. De nada sirve perder el tiempo pensando en si la situación nos favorece o nos perjudica. La situación “simplemente es” y ante ella debemos actuar, ¡resolver!, potenciando al máximo nuestras capacidades, tanto físicas como psíquicas y volitivas.

Sobrevive el que se adapta
Me es imposible terminar este articulo sin hacer una referencia directa a la situación actual que estamos atravesando a nivel mundial. Durante la primera etapa del aislamiento estricto quedó puesto en relieve quién tenía personalidad resistente y resiliencia. Solo quienes se adaptaron rápidamente a la nueva situación de encierro, quienes no perdieron demasiado tiempo sumergiéndose en el miedo y la incertidumbre (o si lo hicieron fue arriba del rodillo, pedaleando), solo este tipo de deportista fue el que salió airoso del encierro y estuvo más y mejor preparado para volver a las rutas. En el caso de mis alumnos solo un 10 por ciento bajó los brazos y se entregó, mientras que el 90 por ciento restante la siguió peleando (¡se adapto!).
Aun con muchísimos más miedos que certezas, con estados de ánimo que tambaleaban, haciendo pie de modo intermitente, con fortalezas y debilidades. A esto le llamo yo tener personalidad resistente. Y esta capacidad permanente de adaptación a circunstancias cambiantes tiene su anclaje sin dudas en la fortaleza mental, parte constitutiva del rendimiento deportivo. Y al igual que las capacidades físicas, las capacidades psicológicas se trabajan, se entrenan, se construyen.
Y como todo proceso, lleva tiempo ¡Mucho tiempo! Y estos tiempos son innegociables.

Ejemplos de carne y hueso
Así como para producir adaptaciones aeróbicas estables y duraderas se necesita determinado tiempo de proceso, construir un deportista íntegro también requiere de tiempos, experiencias, situaciones, kilómetros y horas. Me permito citar un claro ejemplo de todo lo expuesto y es una alumna que llegó a mí en mayo del 2007. Natalia Margara en ese entonces sólo competía de forma amateur en carreras locales de mountain bike. Cuando comenzó le pregunté cuáles eran sus objetivos, hasta dónde se atrevía a soñar. Y me respondió: “Quiero mejorar mi rendimiento y algún día correr un triatlón, pero no sé nadar.” A partir de ahí, año tras año fuimos mejorando. Tres años después fue segunda en la general femenina del Desafío al Valle de Río Pinto. Corrió numerosas carreras de aventura a nivel nacional, posicionándose siempre entre los primeros. Paralelamente a ello tomaba clases de natación y comenzó a sumar horas de nado. Durante todo ese tiempo, Natalia se separó de su esposo, tuvo problemas con sus hijos y hasta afrontó una operación de corazón (de la cual salió bien, gracias a Dios). Todo lo hizo sin desánimo, etapa por etapa. Hasta que en mayo de 2015 logró un segundo puesto de categoría en el Ironman de Florianópolis que le valió la clasificación al mundial de Hawaii. Creo que no queda mucho por agregar. Natalia es sin dudas un claro ejemplo de fortaleza mental, personalidad resistente y resiliencia, todo en uno. Pero esto lo logramos en nada más ni nada menos que ocho años.
En el 2016 clasificó nuevamente a Hawaii, pero esta vez en la modalidad X-Terra, y en 2018 logró en Pucón la clasificación al mundial de Medio Ironman en Chatanooga, convirtiéndose así en la primera y única triatleta argentina amateur en participar en los tres mundiales de larga distancia.
La personalidad del deportista se forja y talla a la par que mejora su condición física. Ambas cosas van de la mano. Cuando le digo a un triatleta que tiene que hacer 200 kilómetros en una sesión, sé que el primer objetivo de esa consigna es sobreponerse a la infinidad de fantasmas que aparecen en la mente durante esas siete, ocho o nueve horas de pedaleo. O cuando un triatleta debe hacer 10 series de mil metros nadando con 2 minutos de pausa y llevarse comida (fruta o yogur) para comer entre los 6 mil y 8 mil metros. Cuando un mountain biker encara un período negro de cinco semanas y pasamos de un promedio semanal de 340 kilómetros a 550 kilómetros durante un mes y medio. Cuando un maratonista tiene que hacer tres sesiones de 12 kilómetros con 4 horas de pausa en un mismo día. En todos los casos sé muy bien que lo menos importante en este tipo de entrenamientos son las adaptaciones fisiológicas. Ese tipo de sesiones marcan un antes y un después en esa persona. Claramente, debemos tener bien en claro a quién darle semejantes cargas y a quién no. ¡Todo esto lleva años! (no meses, sino años de entrenamiento sistemático).
Tener un pleno dominio de uno mismo a todo nivel, lleva años. Quien mejor se conozca, quien más herramientas tenga y más horas de entrenamiento acumule, podrá resolver de mejor manera cualquier imprevisto que se presente tanto en una competencia como en un entrenamiento o incluso en la vida misma.
Después de todo, y aunque nos empecinemos en tener los últimos avances tecnológicos o en estudiar las más modernas metodologías de entrenamiento, el resultado depende pura y exclusivamente del vínculo y de la relación tanto entre el deportista y su entrenador, como así también del deportista consigo mismo. Lograr un objetivo depende lisa y llanamente de que el deportista se sienta capaz y convencido de hacerlo. Y me atrevo a afirmar sin miedo a equivocarme que entrenar es sinónimo de construir autoestima.

 

Elisa Lapenta es entrenadora de afamados deportistas de alto rendimiento | (0351)15-6225243 | elisalapentah3o@hotmail.com | h3o Sports | @elisanoemilapenta

 

Fuentes
– Conferencia de Luis Humberto Serrato, III Congreso de la Sociedad Iberoamericana de Psicología del Deporte, Bogotá, Colombia, 2010.
– Bonanno, G.A, Loss, trauma and human resilience: Have we underestimated the human capacity to thrive after extremely aversive events? American Psychologist, 2004.
– Godoy Izquierdo, D. y Godoy, J.F. La personalidad resistente: una revisión de la conceptualización e investigación sobre la dureza. Clínica y Salud, 2002.
– Maddi, S.R., Khoshaba, D., Persico, M., Lu, J., Harvey, R. y Bleecker, F, The personality construct of hardiness, II. Relationships with comprehensive tests of personality and psychopathology. Journal of Research in Personality, 2002. 

Continua leyendo
Publicidad
Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deporte y Entrenamiento

Se corrió en La Cumbre la 25ª edición del Desafío al Valle de Río Pinto, con 3450 corredores en la línea de largada

Publicado

el

Por

Después de tres intentos truncados por la cuarentena, por fin se pudo vivir el pasado domingo 10 de octubre en la localidad cordobesa de La Cumbre una nueva edición del Desafío al Río Pinto.
Para contarte lo que fue este evento, queremos arrancar esta nota con una historia que puede ser la historia de, al menos, dos tercios de los participantes de esta carrera. Y para seguir, las historias de algunos de los que ponen todo de sí para llegar a lo más alto del podio.

Ciclismo por placer
Matías Foa tiene 46 años, es de Buenos Aires y corrió su cuarto Río Pinto. Su mejor marca había sido de 4 horas, la última 4 horas y 18 minutos.
“Después de padecer un último Pinto en 2019 por haber ido sin entrenar: ‘Total doy la vuelta a mi ritmo’, volvimos con la banda a correr la dos veces postergada última edición. Esta carrera es para muchos, entre los que me incluyo, la excusa perfecta para pasar un fin de semana con los amigos que da el ciclismo, compartir cabaña, ‘cuidarse para la carrera’ y esperar el ansiado asado del domingo por la noche.
Esta vez, a fuerza de pandemia, la largada estuvo muy bien organizada, en tres puertas distintas, partiendo por tandas las categorías más numerosas y evitando el tumulto de todos los años. Y nuevamente volver a disfrutar todo el camino, bien rápido hasta la entrada a San Marcos Sierra, donde nos esperaban con una banda de percusión para dar aliento al comienzo de la subida al Mirador. Acá es donde siempre prometo para el año que viene no saltar la planificación, ir al gimnasio y tantas cosas más, pero bueno, al fin y al cabo esto lo hago por placer y por el asado del domingo.
Te empiezan a cruzar los amigos más rápidos y cruzás a los más lentos; más alientos y a apretar que falta poco, que los últimos 10 kilómetros son interminables.
Ver que faltando cinco kilómetros ya estás en tiempo de tu mejor marca no es nada agradable, pero la cuenta es fácil: si no entrenás no la bajás.
El último tramo al lado del terraplén ya estoy pensando que es la última vez que la corro, pero la idea solo dura hasta la llegada, porque una vez que baja la bandera ya estás pensando en el Pinto que viene… y en el asado con la banda.”

Los ganadores
La carrera se definió en un picante sprint entre Catriel Soto (Team Volta) y Nicolás Tivani (Team Trek), en el que el corredor de Trek resultó ganador.
Después de tantos revuelos respecto de los controles antidoping que hubo en el Desafío del 2019, cabe destacar que este año la organización hizo una vez más hincapié en que se llevarían adelante controles mediante sorteo. El ganador de la general no quedó entre los sorteados, pero es importante aclarar que tiene pasaporte biológico (para entender bien de qué se trata leé esta nota: https://biciclub.com/que-es-el-pasaporte-biologico-2/), lo cual asegura que corre limpio.

“Se dio una competencia que en parte me favoreció —nos dijo Tivani—. No quise arriesgarme mucho en la bajada, que fue donde se adelantó Catriel. Luego empecé a atacar con otro chico, el que salió tercero, momento en que Catriel nos llevaba unos dos minutos. Antes de entrar al Mirador ya lo lográbamos ver, que fue cuando impuse mi ritmo. Antes de que coronásemos logré alcanzar a Catriel, mientras que el chico que venía conmigo se rezagó un poco, pero luego en el Perilago nos alcanzó una vez más. Así fue que nos pusimos de acuerdo con Catriel para ir tirando entre los dos. Y ya faltando 5 kilómetros nos alcanzaron Facu Pérez Costa, Efraín Tolosa y Matías Baudino. Yo lo probé un poco a Catriel, para ver como venía, y luego le consulté Facu como venía para el sprint, ya que aclaro que yo venía para darle una mano él, pero me dijo que no venía con la fuerza suficiente. Así fue que llegamos a la definición con Catriel, lo cual significó quedarme con una victoria que uno no se imagina…”

En cuanto a las damas, una vez más lo hizo en el Pinto Yesica “Chiquita” Cantelmi (Team Trek), también dos veces campeona de la Vuelta Altas Cumbres. Una gran ciclista, fuerte, luchadora y una trabajadora excepcional. La pampeana tiene una hija de 10 años, es ingeniera agrónoma y trabaja en el Servicio Nacional de Seguridad Animal (SENASA), además de entrenar arduamente para desarrollar su pasión deportiva.


“Venía muy tranquila, sabía que había trabajado bien y que llegaba en buenas condiciones. Haber ganado en Altas Cumbres y que luego se haya pospuesto el Pinto me dio un respiro, pero no aflojé, simplemente bajé un poco la intensidad de entreno.
También con muchas rutinas, de acá para allá a las corridas: volvió la carga laboral, ocuparme de mi hija, llevarla y buscarla en el colegio, llevarla a baile, ir a mi terreno, donde me estoy haciendo mi casita… Son muchas cosas, pero es gratificante porque todas me gustan, y con esa energía fui a Pinto, con el deseo de poder lograr dos grandes en un mismo año. Fui con ganas y actitud.
El team Trek fue lo más, estamos muy unidos, pude disfrutar mucho con ellos y, como nunca, viajar el miércoles para poder hacer dos reconocimientos del circuito, primero hasta el Pinto y luego la parte final. Me probé en la subida después de las lajas y me sentí bien, hacía mucho que no trepaba en la montaña, y eso me dio muchas pilas, confianza y calma.
En cuanto a la carrera, mi estrategia era ir tranquila y no gastar nada hasta el Mirador por lo menos. Bajé bien las lajas, como siempre, esperé al grupito de chicas que venía conmigo, ninguna quería gastar nada, así que iban atrás mío o alguna tiraba pero iba tranquila. Yo sentía que iba re bien, con los pulsos súper bajos.
Antes de San Marcos me pasaron los de Elite, así que me les puse a rueda como hice en la edición anterior, navegué muy bien con ellos. Así quedamos unas cinco, hasta que Maldonado impuso un ritmo. Decidí seguirla, pero al rato me pareció que era mejor no atacar, porque ese ritmo era muy fuerte para estar en la mitad de la carrera. Así que seguí tranquila con el resto de las chicas e hicimos todo el Mirador juntas.
En la bajada encaré primero, para marcar el ritmo, y ya entrando en la calle del perilago me pasó un chico de Elite (Leo Vittor), así que me puse a su rueda y vi que las chicas quedaban atrás. Entonces le dije: ‘Mirá, cortemos, yo te ayudo pero vamos los dos’. Así que seguimos a ese ritmo, subiendo un poco más fuerte, poniendo todo, sufriendo. De pronto Leo me dijo: ‘Ya está, ya cortamos’, a lo que le contesté: ‘No, tenemos que seguir’. Luego me tomé un gel y encaramos la parte final, que ya había recorrido el viernes. Y así seguimos, tirando él y tirando yo, y fuimos pasando varios chicos de elite, lo que lo entusiasmó. En un momento medio que se quedó y lo esperé un poquito, pero seguimos juntos y nos fuimos alentando uno al otro para poder llegar.
Fue una hora y media terrible, en que lo di todo, pero trajo sus frutos. Fue emocionante ver a la gente gritando y dándote el aliento. Y la llegada fue increíble, vinieron dos amigos míos de La Pampa de sorpresa, fue todo perfecto y estoy muy contenta de repetir el triunfo y lograr esto que quería: haber ganado dos grandes en un mismo año.
Ahora, pensando en lo próximo, que es Vuelta a la Calamuchita, que nunca la pude ganar, y la Vuelta a la Sierrita, que si ya vengo ganando varias veces y voy siempre invitada desde que se empezó a hacer, pienso disfrutar, tomándome unos días con mi hija. Muy agradecida con Daniela (Donadío) y todos los sponsors que hacen posible que estemos en todos estos eventos.”

De la ruta al rural con tan solo 15 años
Fabrizio Crozzolo (Team Raleigh), de Puerto Madryn, Chubut, con tan solo 15 años es campeón argentino de contrarreloj y hace tres semanas corrió el Campeonato Argentino de Pista en Córdoba, en donde resultó 3º en persecución individual y por equipos y subcampeón de las vueltas puntuables. Hace 4 años que corre y hace dos que entrena “bien y parejo, con un entrenador”. Su pasión por la bici nació viendo a su papá, al que le pedía salir a pedalear cuando volvía de sus entrenamientos. Este mismo año se incorporó en el Team Raleigh y le propusieron animarse a su primer Pinto, en el que salió 3º en pre-juvenil.

“Fue una carrera que disfruté mucho desde el principio hasta el final. Muy lindo el circuito, lindo el clima. La gente muy buena, todos alentaban. Y la verdad es que mi carrera fue muy buena. A partir de los 45 km, en la subida del Mirador, arranqué para darlo todo, pasando algunos juveniles y pre-juveniles, ya que en la bajada había perdido bastante tiempo. Como yo vengo de la ruta no bajo muy fuerte y no tengo la experiencia como para arriesgar ahí.”
Por el momento Fabrizio seguirá luciéndose en la ruta, que es donde se siente cómodo y seguro, pero en charla con Biciclub nos confesó que eso de “embarrase y ‘cruzar charcos’ le gustó mucho”.

El poderoso y multitudinario Team Venzo
Con 45 integrantes, el Team Venzo es el equipo de ciclismo más grande de la Argentina, que acumula presencias y recoge triunfos a lo largo y ancho del país. Y como era de esperar, no podía ser menos en Río Pinto. Entre todos los que corrieron, les presentamos el testimonio de dos de ellos, ambos ganadores en sus categorías.

Franco Alveroni, de Oncativo, Córdoba, corrió en la categoría Máster A2.
“Desde que me levanté sentí que estaba muy bien. Largué prioritario, ya que había ganado la Revancha en su última edición. Enseguida me acomodé adelante, en los primeros lugares. Me la jugué a bajar rápido en el Cuchi Corral, pero no pude hacer la brecha. Llegamos muchos de la categoría hasta la base del Mirador. Ahí pude subir a ritmo y se hizo una selección, hasta que quedamos pocos. Faltando 8 kilómetros más o menos, en la última cuesta, saliendo de San Esteban rumbo a La Cumbre, me la jugué, escapándome hasta la llegada.
En esos últimos kilómetros pensaba en todo lo que había hecho para estar ahí; miré atrás y vi que ya no venían. Todas esas sensaciones de felicidad que te llenan el cuerpo hacen que pedalees con todas las fuerzas. Llegué a la meta con los brazos en alto y emocionado. Ahí me esperaba Ariel Arnaudo (el jefe del equipo) con un abrazo.
Un fin de semana soñando para mí.”

En otro momento decisivo de la carrera, la salteña residente en Tucumán Florencia Ávila se coronaría primera en Damas Elite, luego de haber ganado hace menos de un mes la general femenina del Desafío de las Nubes en Salta.


“Llegué el viernes, ya que teníamos una salida de Chicas Venzo, actividad que consistió en salir a pedalear con cualquier chica que quisiera sumarse a pedalear un tramo de la carrera. Me venía bien, ya que no pude viajar antes a probar el circuito y esta era mi segunda vez corriendo Pinto. Esa salida fue un espectáculo, la pasamos muy bien, vinieron muchísimas chicas, hubo sorteos, estuvo buenísimo y logré relajarme.


Ya el sábado teníamos fotos y presentación del equipo y ahí sí me empezaron a surgir los nervios, sobre todo porque esto no es mi especialidad, yo soy del cross country, que es para lo que me vine preparando últimamente. De hecho hace dos semanas corrí el Argentino de XCO, fecha para la que realmente me preparé… Sumando el elemento de que este año se juntaron todas las carreras en poco tiempo. Así que no sabía cómo me iba a ir en una carrera de más de tres horas, para la cual no me pude preparar especialmente. Pero finalmente llegó el domingo y ahí estaba lista para largar en Damas Elite.
Largamos en pelotón, empezamos a tirar con otra chica con la que nos íbamos turnando, pero nadie más nos quería ayudar (jaja), así que en la bajada nos escapamos un poco, luego quedé yo sola, tirando de un pelotón de unas cuatro chicas más, hasta que llegamos a la subida, donde me pude desprender. El resto lo hice prácticamente sola, lo cual me pasó factura en los últimos 10 kilómetros, cuando ya me sentía bastante cansada, no veía la hora de terminar. Ese último tramo lo hice con la cabeza, el corazón y las ganas de terminar, porque no daba más. Pero a pesar de esto llegué primera en mi categoría y 11ª en la general.
Estoy conforme y pude disfrutar mucho con el equipo el fin de semana. Agradezco todo lo que nos dieron para sentirnos bien, ya que eso te hace sentirte valorada. Todo el equipo logró muchos podios en todas las categorías, lo cual también me pone muy contenta.”

Galería de fotos: ubice.com.ar (si corriste y querés tu foto entrá a la web)

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

Juntan firmas para crear un sector de ciclismo en el Camino de los Remeros

Publicado

el

Por

Foto: Fernando Ruiz

Un numeroso grupo de ciclistas del partido bonaerense de Tigre proponen cerrar el Camino de los Remeros los domingos de 6 a 11 de la mañana en la mano de Tigre a la ciudad de Buenos Aires y en los dos carriles en el sentido inverso. Uno de los carriles quedaría habilitado para ingresar e Tigre a una velocidad máxima de 40 km/h aunque con prioridad para los ciclistas.
“Ya se realizaron los estudios pertinentes y en la mano que se va a cerrar pasan pocos vehículos”, señaló en el sitio La Troncal Daniela Donadío, una de las referentes que impulsa esta iniciativa, y agregó: “De esta manera se va a poder descomprimir la zona de Villanueva y poder convivir y que sea un espacio más seguro para los ciclistas y molestar lo menos posible a los vecinos de la zona… Este fin de semana vamos a estar en Villanueva firmando un petitorio para solicitar al intendente Julio Zamora que nos habilite esta posibilidad. Invitamos a los ciclistas y a los vecinos de Villanueva a que vengan a apoyar esta iniciativa, ya que ellos también se van a ver beneficiados. Vamos a estar este domingo en la Shell de Villanueva de 10 a 11 de la mañana para firmar y apoyar esta iniciativa.”

Lo que sigue es el texto del petitorio:

Señor Intendente Julio Zamora,
Me dirijo a usted para pedirle una entrevista por motivos que son de público conocimiento. En nuestra práctica deportiva, en la ciudad de Tigre, más precisamente en la zona de Villanueva, hemos sido agredidos en reiteradas oportunidades, al extremo que unos vecinos de un barrio (denunciados por los ciclistas afectados y a quien la policía pudo reconocer) nos tiraron tachuelas y aceite, también en reiteradas ocasiones.
No es nuestra intención molestar al vecino, queremos vivir y convivir y por lo tanto necesitamos una pronta solución, dado que el ciclismo en pandemia creció un 80% y se aproximan los días lindos y la zona de Villanueva será un caos que debemos solucionar
Debido a que los ciclistas tigrenses necesitamos un espacio para poder entrenar con seguridad, dado que más allá de ciclistas somos padres, hijos, hermanos y queremos volver a nuestras casas y disfrutar de nuestra ciudad como todo el resto de los vecinos, es que pedimos que se revea el caso de cerrar Camino de los Remeros de 6 a 11 AM los días domingos, solo para el ciclismo de entrenamiento. Sabemos que es un horario que molestamos a pocos vecinos y una solución a la gran cantidad de ciclistas que hoy viven en nuestra ciudad y que requieren su atención
Los abajo firmantes pedimos este espacio que sabemos que hará de Tigre una ciudad más sustentable, bike friendly, en pos del beneficio de todos.

 

Se estarán juntando firmas para este petitorio en los siguientes lugares:

    • KDT: sábado 2 de octubre de 10 a 13 hs (estará a cargo Carlitos Paredes)
    • Villanueva : sábado 2 de octubre Daniela Donadío dejará las hojas para firmar debajo del cartel de la Shell para que los que estén pedaleando paren y firmen. El domingo 3 igual pero de 10 a 11 Daniela estará allí para recibir las hojas A4 que hayan firmado ciclistas en otros lugares y quieran acercarlas.
    • Bicicletería 11 a fondo Maschwitz (horario del local).

Daniela Donadío sigue ampliando la lista, si te interesa contribuir para recolectar firmas escribile a Daniela Donadío 

El lunes 4 de octubre a las 19 hs, todos los ciclistas tigrenses que puedan y quieran participar de la reunión con los concejales, se pueden acercar a el concejo deliberante de Tigre.

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

Catriel Soto y Agustina Apaza ganaron el Campeonato Argentino de cross country (XCO) corrido en Chilecito

Publicado

el

Por

El pasado fin de semana se corrió e Chilecito, La Rioja, el Campeonato Argentino de cross country (XCO), en un circuito de gran nivel técnico situado a 1.400 metros de altitud.
El domingo 26 corrió la categoría Elite. Entre las mujeres el triunfo fue para la multicampeona jujeña Agustina Apaza, máxima ganadora histórica de este título. La siguieron Mariana Casadey y Florencia Delaporte.

«Un título que no es uno más, con 42 añitos y 14 años después de haber ganado mi primer título en elite —manifestó Agustina en sus redes—. En un año de altas y bajas, más que feliz pero sobre todo agradecida con los que me alentaron hoy y más aún con los que estuvieron siempre, empujándome a más, creyendo en mí, muchas veces más que yo.»
Entre los varones Elite el triunfo fue para Catriel Soto, quien con esta victoria acumuló 11 campeonatos nacionales en la especialidad. La carrera fue pareja en las primeras vueltas entre Catriel y los otros dos candidatos, Álvaro Macías y Fernando Contreras, pero en la cuarta vuelta Catriel apuró el paso y puso una diferencia que resultaría definitiva para cruzar en soledad la meta y hacerse de una nueva corona nacional. Fernando Contreras fue segundo y Alvaro Macías tercero.

“Una victoria que deseaba como si fuera una primera vez —declaró el biker entrerriano en sus redes—. Nunca imaginé que podría pasarme algo así, he ganado carreras internacionales, panamericanos y otros eventos más importantes por el mundo, pero este día tenía algo especial para mí y todo el gran equipo que me rodea. Todas y cada unas de esas personas que estuvieron cada vez que me derrumbaba por los suelos en estos últimos dos difíciles años y no hacían más que ayudarme a levantarme lo más rápido posible, darme un buen empujón hacia adelante y a seguir intentándolo. Por todos ellos, por mi familia, por la gente que siempre está atenta a mis actuaciones, por las marcas que me acompañan desde hace mucho y las nuevas que no paran de sumarse. Este premio es de todos ustedes. Todos ustedes se lo ganaron, yo solo me subí al podio a recibir ese reconocimiento… No puedo estar más que contento y agradecido por tanto cariño recibido.”

Los campeones en las demás categorías
En Cadetes se consagró campeón el Aimogasteño Matías Fernando Díaz.
En Juniors varones el tucumano Facundo Cayata.
En Junior la mendocina Julieta Benedetti.
En Sub 23 mujeres otra mendocina, María Valentina Santomartino.
En Sub23 varones el local Agustín Durán.
En Máster A el mendocino Hugo Pernini
En Máster B1 el bonaerense Alejandro Fernandez.
En Máster B2 el cordobés Diego Re.

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

Las mejores fotos y los resultados del Open Shimano Enduro corredo en Las Pircas

Publicado

el

Más de 150 corredores se encontraron en pasado 26 de septiembre en la localidad cordobesa de Las Pircas para participar de la tercera fecha del Open Shimano Enduro 2021, que contó con cinco especiales que requirieron mucha técnica y buenas condiciones físicas.
A diferencia de la primera y segunda fechas, en esta ocasión las etapas eran de mayor exigencia técnica, pero de menor duración.
Entre los varones, Sebastián Gómez Lasalle volvió a llevarse el primer lugar de la general, con un tiempo de 10 minutos 47 segundos. Mientras que entre las mujeres, Lourdes de la Orden, también demostró que de momento no hay nadie que se le acerque.
La Elite PRO tuvo a Gómez Lasalle primero, Gonzalo Gajdosech (San Rafael) segundo y al múltiple campeón de descenso Santiago de Santiago (Córdoba) tercero. Los mismos resultados que en la anterior fecha en Tucumán. La diferencia entre estos tres corredores fue de menos de 6 segundos después de 10 minutos de competencia, lo que demostró que no había margen para el error.
Las Damas Open tuvieron a Lourdes de la Orden nuevamente imbatible, mientras que el segundo lugar fue para Ailem Masso (Mendoza) y el tercero para Josefina Salvado (Neuquén).

Las categorías
La categoría E-bikes tuvo al cordobés y reconocido corredor de descenso Franco Riva como ganador, al tucumano Javier Santiago en segundo puesto y a Benjamin Gomez Lasalle tercero.
Germán Streinberg (Paraná) fue el primero de la categoría Amateur, seguido por Agustín Zentena y Miguel Quinteros.
Los Menores, con récord de participantes, tuvieron como ganador al local Santiago Maldonado, seguido por Juan Ignacio Sottano y Segundo Ortiz Maldonado.
En Máster C (mayores de 50 años) ganó Eduardo Acosta (Lujan de Cuyo), seguido por Adolfo Sebastián Zuliani (Córdoba).
En Máster B ganó Martín Fumagalli, que aventajo a Matías Cingolani y Bruno Maza.
En Máster A ganó Lucas Molina, seguido por Matías Giusta y Carlos Richetta.
Las Damas Máster tuvieron a la mendocina Roxana Ponce como la más rápida, mientras que la tucumana María de los Angeles Ibarra fue segunda y Susana Campanello tercera.
En Cadetes ganó Francisco Sanguinetti. Lo siguieron Tomás Jimenes Montilla y Bautista García.
Losé Ignacio Fabián fue el Junior más rápido, relegando a Mateo Cáceres y Jeremías Calderón.
La categoría E-bike Amateur fue para Alejandro Suárez. Sebastián Anrique fue segundo y Gonzalo Arce tercero.

www.OpenShimano.com

Continua leyendo

Más Leídas