Conectá con nosotros

Deporte y Entrenamiento

Entrenamiento: ¡Covid-19 (saldo) positivo!

Publicado

el

Cuando todo esto comenzó, allá por marzo del 2020, supe que era algo serio y que la cosa era para largo, pero jamás que para tan largo.
Sin embargo, cada uno de nosotros fue asimilando la situación y haciéndole frente de la mejor manera posible. Cada uno con sus propias herramientas psicoemocionales.
Así y todo, a más de un año de pandemia, hoy comenzamos a ver un horizonte más cercano. Estados Unidos ya permitió nuevamente los espectáculos deportivos con presencia de público, Europa está desarrollando su temporada de vacaciones de verano casi de manera normal e Israel ya ha desechado el uso de barbijos en las aulas y en más del 90 por ciento de sus actividades diarias.
Si bien en nuestro país estamos atravesando el peor momento desde el comienzo de la pandemia, con restricciones a todo nivel, con un número escalofriante de muertos y una caída muy abrupta de la economía, el hecho de mirar hacia el norte impacta de manera positiva en nuestra psiquis.
Internamente sabemos que con la aceleración de la tasa diaria de vacunación y el respeto de las medidas básicas de auto cuidado, solo nos queda atravesar este último tramo (el invierno) y podemos empezar a soñar con una primavera 2021 y un verano 2022 más normal. Ojalá que así sea.
Ahora bien, comenzando a hacer un intento de balance de esta pandemia en cuanto a lo aprendido por la humanidad, creo que más allá de la tragedia humanitaria sufrida, el saldo es altamente positivo. Solo que lo podremos poner en valor tal vez dentro de unos 3, 4 o 5 años. Y es que uno puede valorar lo aprendido (y aprehendido) recién cuando pasa la tormenta y se aquietan las emociones y los pensamientos.


“VENTAJAS” DE UNA PANDEMIA

La educación física
Hace poco más de 4 años que me desempeño como asesora especialista en educación física y deportes en el Colegio Alemán de Cordoba. Este es uno de los mejores colegios trilingües del país, con un fuerte compromiso con la formación integral de sus alumnos. Dentro de esta formación integral, la educación física ocupó siempre un lugar destacado. Sin embargo, esto se vio potenciado de manera sustancial en este ultimo año y medio de pandemia.
Si bien el año pasado tuvimos que reinventarnos para poder dar Educación Física a través de una pantalla (algo ya de por sí paradójico), esa situación nos sirvió para poder brindarle a nuestros alumnos un cúmulo de conocimientos teóricos que complementaron fuertemente las prácticas de ejercicio físico en espacios reducidos y con elementos no convencionales. ¡Los niños aprendieron a moverse en sus casas, y eso es ventajoso por donde se lo mire!
Ademas pudimos trabajar de manera lúdica, apoyados en las TIC (Tecnologías de Información y Comunicación) en nivel inicial y primario. Y en nivel secundario la práctica se focalizó puntualmente en trabajos físicos con el propio peso corporal y también pudimos implementar en los alumnos de los últimos años charlas con profesionales de la salud (nutricionistas, entrenadores, deportistas) que enriquecieron de modo sustancial el cúmulo de conocimientos relacionados con la actividad física y los deportes.
Y en lo que va de este 2021, con el retorno a la presencialidad, pudimos cosechar todo lo sembrado el año pasado.

El deporte amateur
En cuanto a los deportistas amateurs, me gustaría hacer un balance general y luego otro más detallado por disciplina. Ya que no es lo mismo la realidad que atravesó y atraviesa un ciclista que la de un nadador, un triatleta o un maratonista.
Pero en términos generales la pandemia y en especial aquella cuarentena inicial en la que estuvimos 72 días en casa hizo que aquel deportista que era desordenado o que creía no tener el tiempo suficiente para entrenar, se pudiera ordenar y darle a sus entrenamientos (indoor claro) la continuidad y sistematicidad que nunca antes había logrado.
Y el deportista que de por sí era ordenado pudo palpar mucho más de cerca las adaptaciones que genera la actividad física sistemática y planificada.
Lo que pudimos capitalizar en la cuarentena fue que pudimos experimentar cabalmente la importancia del ejercicio físico en nuestra vida cotidiana. Y es que para todos los que amamos movernos, la sesión de entrenamiento diaria pasó a ser lo mejor del día. Ya que estar todo el día en casa sin poder salir fue de lo más difícil que tuvimos que aprender a sobrellevar.
En este punto quisiera hacer una diferencia sustancial entre los bikers, los runners y los nadadores.
Sin lugar a dudas, quienes menos sufrieron el encierro fueron los ciclistas, ya que con un rodillo pudieron seguir practicando su deporte sin más adaptaciones que la de estar bajo techo. Distinto fue el caso de los runners, ya que quienes no tenían un patio de tamaño mediano o grande se vieron obligados a cambiar radicalmente su modo de entrenar. Y ni hablar de los nadadores. Creo que en esta triada fueron los que más perdieron, ya que uno de los componentes más importantes del entrenamiento de la natación es la “sensibilidad” al agua, y esto se entrena y desarrolla únicamente estando en contacto con el agua.
Sin embargo, como todas estas disciplinas son deportes de resistencia, el deportista pudo comprender que lo más importante en toda esta historia era mantener entrenado al músculo cardíaco. Por lo cual la sumatoria de minutos cardiovasculares (independientemente de los medios) fue la zanahoria que nos mantuvo motivados y en movimiento, a la espera de la flexibilización de nuestra actividad.

La actividad física como esencial
Un tema no menor y para resaltar fueron los resultados de las primeras investigaciones que nos empezaron a llegar desde los Estados Unidos y Europa, que daban cuenta que las personas que mantenían un nivel de vida activo de moderado a elevado transitaban la enfermedad con menos complicaciones que las personas sedentarias y con enfermedades preexistentes.
Esto hizo que algunos países de Europa como España y Alemania incluyeran a los gimnasios, natatorios y clubes dentro de las actividades esenciales, cosa que se replicó en nuestro país en la ciudad de Neuquén, que precisamente en el mes de junio declaró a la actividad física como actividad esencial.

Del sedentarismo al movimiento
Una cuarta ventaja de la pandemia fue que hizo que mucha gente sedentaria se volcara a la actividad física. Y si bien esto fue algo descontrolado al principio (ya que la mayoría bajaba videos de youtube sin ton ni son), con el correr de las semanas y meses la gente fue aprendiendo a separar la paja del trigo y aprendió a reconocer qué, cómo y cuánto era lo recomendable. Y la mayoría tomó conciencia de que ponerse en manos de un profesional del ejercicio físico era el camino correcto para vivir una vida sana y en movimiento.


SIEMPRE EN MOVIMIENTO

Hoy, a más de 15 meses de comenzada esta pesadilla sanitaria, puedo sentarme en la tranquilidad de mi escritorio y hacer un repaso mental por el proceso que atravesó cada uno de mis alumnos y el que atravesé yo en lo personal (como entrenadora y como amante de la práctica deportiva amateur).
Soy una convencida de que todo en la vida tiene su lado positivo. Solo hay que saber bien en qué vereda pararse al momento de hacer el balance final.
Sé que esta pandemia será recordada por nosotros como aquella etapa de nuestras vidas en que nos vimos obligados a estar con nosotros mismos. Citando al gran Pablo Neruda: “Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar, indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y esa, solo esa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas.”
Creo que esta pandemia nos puso frente a frente con nosotros mismos. Con nuestros sueños y con nuestros miedos, con nuestras dudas y con nuestras certezas, con nuestras virtudes y con nuestros defectos.
Esta es, sin sombra de dudas, una oportunidad única, ya que no seremos los mismos después de esta pandemia. Y a la corta o a la larga todo cambio trae sus beneficios, incluyendo los siguientes:
• La puesta en valor para la sociedad toda del ejercicio físico como parte constitutiva de la vida diaria. Muchas personas que antes no practicaban deporte comenzaron a moverse después de iniciada la cuarentena del 2020. Y todo lo que acerque al ser humano al movimiento y a un estilo de vida activo es beneficioso.
• Los deportistas amateurs pudimos valorar la libertad de poder entrenar al aire libre. Y lo digo en primera persona: lloré de emoción el primer día que salí a correr fuera de casa. La libertad de ir a cualquier lado corriendo o pedaleando no tiene precio.
• La industria del ciclismo creció en un 400% este último año y medio. Eso se verá traducido en muchas más personas que utilizan la bici como medio de transporte, menos smog, menos autos, más movimiento y más salud en general en nuestra sociedad. Un ciclista más es un auto menos contaminando y ocupando lugar en la carretera, en la calle o en las playas de estacionamiento de las grandes ciudades.
• Por último, nos queda valorar sobremanera la importancia de sostener un proceso de entrenamiento aun en ausencia de carreras. Esto hizo y hará que el foco vuelva a estar en el deportista y no en las carreras.
Todos mis alumnos, sin excepción, se mantuvieron activos durante la pandemia. Y eso que acá en Córdoba solo hubo un puñado de carreras entre los meses de noviembre 2020 y marzo 2021. El hecho de saber que podemos entrenar aun sin tener competencias a la vista, nos hizo más conscientes y más protagonistas de nuestro compromiso para con el entrenamiento. Este es –a mi criterio– uno de los saldos positivos de mayor peso, puesto que el deportista amateur comprendió que puede subsistir sin carreras, pero que las carreras no pueden subsistir sin ellos.
Sin ánimos de personalizar ni de señalar a nadie en particular, espero que los organizadores de carreras comprendan que en esta maquinaria el engranaje principal es el deportista y no los organizadores, ni mucho menos nosotros los entrenadores ni las tiendas de venta de artículos deportivos.
Siempre lo digo en mis charlas: ojalá que las grandes marcas se den cuenta algún día que el pulmón de todo deporte lo constituyen los cientos de miles de deportistas amateurs que invierten en entrenadores, nutricionistas, fisioterapeutas, carreras, artículos deportivos, etcétera, etcétera.
Vaya pues en este artículo también mi más sincero homenaje a esos deportistas amateurs, los verdaderos protagonistas de esta historia, los que me demostraron una vez más que con pandemia o sin ella la pasión que los une los hará seguir siempre en movimiento.

Texto Elisa Lapenta* | Foto: Aditya Wardhana en Unsplash

*La autora es Profesora de Educación Física, especializada en Alto Rendimiento en Alemania, titular de H3o (servicio de entrenamiento orientado a deportistas de todos los niveles: tiempo libre, amateur, semiprofesional, pofesional): (0351)6225243 | elisalapentah3o@hotmail.com | h3o Sports | INSTAGRAM @elisanoemilapenta

Publicidad
Click para comentar

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Deporte y Entrenamiento

El mundial de ciclismo de pista del 2025 se hará en el nuevo velódromo techado de San Juan

Publicado

el

Por

La Unión Ciclista Internacional, máxima autoridad mundial del ciclismo deportivo, anunció oficialmente hoy la designación de San Juan como sede del campeonato mundial de ciclismo de pista a correrse en el 2025.

El escenario del evento será el velódromo cubierto de Pocito, que actualmente está en plena construcción y que según las autoridades provinciales será inaugurado dentro de seis meses. El nuevo velódromo está al lado del Estadio del Bicentenario y sus obras están demoradas por la restricción a las importaciones.

Será este el primer campeonato mundial de pista a celebrarse en nuestro país y justamente en San Juan, la provincia argentina con mayor desarrollo del ciclismo de pista y ruta. El gobernador de San Juan, Sergio Uñac, había presentado la solicitud y toda la documentación requerida a principios de septiembre al presidente de la UCI, David Lappartient (foto).
Gracias al empeño sanjuanino, Argentina se convertirá en el cuarto país de Sudamérica en organizar un mundial de pista, tras Uruguay (1968, en conjunto con Italia), Venezuela (1977) y Colombia (1995 y 2014).

Foto: Prensa San Juan

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

¿Hasta qué punto hay que aguantar el dolor en el deporte?

Publicado

el

Sabemos que el dolor cumple con la función de alertarnos de algún problema y también limitarnos en la actividad para no agravarlo. En la práctica deportiva es donde más dudas se presentan, ¿Es normal sentir dolor durante el ejercicio? Hay quienes sostienen que con dolor no se debe trabajar y otros que “algo de dolor es normal”. ¿Cómo saber cuál es el límite?

Se sabe, por ejemplo, que los deportistas de elite soportan un alto grado de dolor para progresar en su rendimiento. E incluso algunos afirman que el ganador es el que más dolor es capaz de soportar. En términos generales, según el momento del dolor se distinguen dos categorías:
Dolor agudo desde el comienzo de la actividad, algo que NO es normal.
Dolor al cabo de un tiempo de actividad, que puede ser normal, sobre todo si desaparece con descanso. El sobre esfuerzo continuo y repetitivo es el que más lesiones produce.
Algunos deportistas (casi todos, diría) sostienen la creencia de que al dolor uno puede acostumbrarse, aunque lo que en realidad se consigue es que el entrenamiento se haga cada vez menos eficiente. Quienes sufren más dolor están en los extremos: los que se inician y quienes se exceden.

Para redondear, como regla general y práctica se debe saber que el dolor debe ceder con el descanso y con la readaptación a determinadas rutinas. Caso contrario estaremos en presencia de la posibilidad de sufrir lesiones crónicas que contradigan de plano el propósito de la actividad física. Buenas rutas.

 

Por Doc Pedales*
Foto: Aaron Blanco Tejedor en Unsplash

*El autor de esta nota es el doctor en medicina Eduardo Saint Bonnet (MN 48943 y MP 23765), deportólogo y deportista.

Continua leyendo

Accesorios

Consejos para pedalear bajo la lluvia

Publicado

el

Se acabó el invierno, meses en que quizás algunos le hayan dado tregua a la pasión por el pedal, quizás otros hayan elegido un destino turístico donde poder devorar caminos en bici. En cualquier caso, llegado ya el tiempo primaveral, para muchos treparse a esta máquina se vuelve una necesidad fundamental.
Pero no todo es sol y buenas temperaturas. Todavía quedan por delante algunos días frescos y por qué no, lluviosos, en una época del año en la que el clima suele ser inestable. Y para hacer frente a los días de lluvia cuando practicamos nuestro deporte favorito y minimizar los riesgos que inevitablemente traen los aguaceros, no está de más seguir algunos de los siguientes consejos.

La ropa adecuada
Uno de los elementos más importantes a la hora de salir un día con previsión de lluvia es elegir una vestimenta que sea impermeable y visible desde la distancia para el resto de los usuarios de la vía pública. No será necesario utilizar los últimos diseños, ni recurrir a las marcas más caras, no hay que esperar ganar algunas apuestas en Betsson para elegir este tipo de ropa. El mercado provee textiles especializados para este tipo de situaciones a muy buen precio.
Serán necesarios, como mínimo, una campera o poncho impermeables o un rompeviento resistente al agua, una calza impermeable, cubrezapatillas, guantes, cubrecasco y algún objeto reflectante, además de la propia ropa.

La planificación de la ruta
Siempre se debe saber con cierta exactitud cuál es el recorrido que se quiere cubrir, cuál es el estado de la pista, los desniveles… especialmente los días nublados, en los que todo puede empeorar repentinamente, encharcándose o embarrándose el suelo… Para esos días de riesgo, mejor planificar rutas donde nos aseguremos un paseo minimizando los riesgos, evitando caminos de tierra, zonas resbaladizas o rutas con mucho tráfico.

Previsión del tiempo
De pura lógica es comprobar antes de salir la previsión climatológica. Si este avisa de que no se trata de una simple llovizna, sino que se trata de un aguacero importante lo que se nos viene, el viento es fuerte o va a nevar, quizás sea mejor esperar a otra hora para salir, e incluso quedarse en casa ese día.

Uso de casco y gafas
Aunque portar gafas y casco son prendas habituales y necesarias para una conducción más segura, bajo la lluvia se vuelven imprescindibles. Si estos dos elementos están especialmente diseñados para pedalear bajo estas condiciones, mucho mejor. Para el casco existen, en cualquier caso, los mencionados cubrecascos, que evitarán que pase el agua a través de los canales de ventilación del casco.
En cuanto a las gafas, se consideran fundamentales para que la lluvia no entre en los ojos e impida la visión, como cabe suponer, pero deben ser transparentes. De este modo, no se perderá visibilidad ni luminosidad, algo bastante normal y peligroso en días de agua.

La presión de las ruedas
Por último, es recomendable bajar la presión de los neumáticos, puesto que de este modo se consigue aumentar la adherencia al suelo cuando este está húmedo. Así se reducirán notablemente las posibilidades de sufrir patinazos y resbalones.
Este truco es bastante popular, logrando un mayor agarre, ya que las cubiertas se adecuarán más al terreno al ampliar su superficie de contacto con el piso. Como regla general, se suele bajar unos 7 psi para las bicicletas de montaña y entre 15 y 25 psi para las de velocidad o ruta.

Continua leyendo

Deporte y Entrenamiento

El factor Q y la ubicación de los pedales

Publicado

el

Bike fitting: el factor Q nos permite alinear cadera, rodilla y tobillo y descargar mejor la potencia de nuestra pedaleada.

En el gráfico con línea roja vemos una incorrecta alineación del conjunto cadera-rodilla-tobillo, mientras que en el de las líneas verdes aparece correctamente alineado.

Los pedales son parte fundamental en la interfaz de nuestro cuerpo con la bicicleta, y en la actualidad están siendo mejorados con diversos recursos que van desde la posibilidad de incorporar medidores de potencia y lectura de vectores (técnica de pedaleo) hasta otras menos tecnológicas pero muy eficientes como son los kits de ejes ampliados.
Al día de hoy sabemos que existe una serie de productos en diversas medidas para ayudar a un adecuado calce de nuestra bicicleta, tales como asientos, manubrios, stems, etcétera, y en este particular las palancas de nuestra bicicleta además del largo traen diferente Factor Q, que es la distancia entre ambas roscas del eje de los pedales.


El factor Q determina la distancia entre los pies del ciclista.

En el MTB, el factor Q está más trabajado, porque dependiendo de la especialidad se hace decisiva esta distancia. Por ejemplo, en el descenso, cuando estás parado arriba de los pedales ese factor Q debe ser mayor. Para hacer descenso es más cómodo de esa manera que llevar las piernas más juntas. En el MTB competitivo esto está más trabajado y se utiliza diferente factor Q para hacer distintas especialidades, y las marcas así lo trabajan.
En cambio en la ruta como en la pista y la contrarreloj la variación en el factor Q es mucho menor, va solo de 135 a 152 mm. Es como un estándar, no hay tantas variantes, son dos o tres medidas como máximo. Entonces pasa que cuando aparece un deportista con las caderas más anchas en la ruta o en el triatlón o en cualquiera de estas especialidades, está con problemas, porque no hay medida de factor Q para él, y para ellos es que se inventó el eje ampliado, para compensar el factor Q que viene de fábrica en esa bici.
La importancia de este Factor Q de la palanca radica en que a partir de ahí tendremos que instalar nuestros pedales, para luego colocar las trabas en las zapatillas y alinear cadera-rodilla-tobillo.
¿Pero que pasa entonces si —como dijimos— en este proceso de alineación no logramos encontrar el punto exacto debido a que el Factor Q de las palancas es muy estrecho con relación a nuestra cadera?
Hoy en día, existe la posibilidad de usar pedales con diferentes largos de ejes para compensar esta situación (Look, Ritchey, Shimano Dur Ace, Speedplay, Crank Brothers, extensores de BikeFit) y así lograr que la descarga de fuerza sea lo más vertical posible.
La idea de esto es lograr un pedaleo lo más eficiente en términos de vectores de fuerza y puntos de presión en el eje del pedal. Esto es comprobable con la oferta de potenciómetros disponibles en el mercado actual, ya que afortunadamente para nosotros cada vez incorporan mayor tecnología a la vez que se hacen más asequibles.

 

Por Roberto Hernández: roberto@amarubikefit.com | (011)3281-3482 | (íconos) FB, INSTA, Twitter Amaru Bikefit

Continua leyendo

Más Leídas